El deportista Rafa Nadal, con niños y jóvenes. | FUNDACIÓN RAFA NADAL

El deporte como herramienta de desarrollo de niños y jóvenes. Este ha sido el eje vertebral sobre el que se ha sustentado el trabajo de la Fundación Rafa Nadal, que cumple diez años. Es momento de hacer balance: más de 5.200 niños y jóvenes de India y España, en su mayoría procedentes de entornos vulnerables o en riesgo de exclusión, se han beneficiado del uso del deporte como herramienta de integración.

Solo en 2019 se han beneficiado más de 850 personas de estos programas que cuentan con cuatro proyectos en activo, se desarrollan en 24 escuelas y centros, además de los dos centros de la Fundación Rafa Nadal.

Decisión

«Centrar nuestra ayuda a niños, niñas y jóvenes que viven en entornos vulnerables fue la mejor decisión que podríamos haber tomado», señala el tenista Rafa Nadal. «Creo que es importante que aprendan a trabajar para dar lo mejor de ellos mismos, a esforzarse día a día... Y hacerlo disfrutando. Porque así es como entiendo la vida, tanto dentro como fuera de las pistas», añade.

La fundación trabaja en tres ámbitos. En primer lugar, con la integración social de menores vulnerables. También se centra en la atención a jóvenes con discapacidad intelectual. Y por último, con la promoción del talento deportivo y económico. Con el deporte como eje, estos programas están presentes en 23 centros en España, además de una escuela en India. El objetivo en todos estos casos es impulsar el desarrollo personal y social de estos menores y jóvenes, creando igualdad de oportunidades para todos ellos sin importar sus condiciones personales, sociales o económicas.

El primer proyecto de la Fundación Rafa Nadal fue la creación de una escuela y centro de entrenamiento de tenis en Anantapur (India). Allí contó con la colaboración de la Fundación Vicente Ferrer para la puesta en marcha de la escuela Nadal Educational Tennis School (NETS), que atiende cada año a 250 menores.

Le siguió de inmediato el programa Más que tenis. Junto con Special Olympics España, promueve la práctica del tenis entre jóvenes con discapacidad intelectual. Tras diez años de andadura, está presente en 21 escuelas deportivas de España. En 2014 se puso en marcha el Centro Fundación Rafa Nadal de Palma, donde se desarrolla el proyecto de referencia de esta institución.

Aquí se lleva a cabo un programa complementario a la formación escolar, en el que se atiende a menores procedentes de entornos vulnerables a través de actividades en el ámbito socioeducativo, deportivo o psicoterapeútico. El año pasado se abrió en Valencia un segundo Centro Fundación Rafa Nadal.

Para la promoción del talento deportivo y académico, la Fundación Rafa Nadal lanzó en 2015 el programa de becas Study and Play, que permite que jóvenes españoles compaginen los estudios con su carrera deportiva en universidades de Estados Unidos.

«A través del deporte, fomentamos valores, comportamientos y aptitudes positivas frente a los retos de la vida diaria y el entorno», dice María Francisca Perelló, directora de la Fundación Rafa Nadal.

Niños y jóvenes son los beneficiarios de los programas de desarrollo a través del deporte.