Previous Next
5

Rafael Nadal ya está de vuelta. No sólo ha regresado a Mallorca tras su brillante gira americana, sino que el tenista de Manacor lo hace con buenas sensaciones y dispuesto a encarar una temporada de tierra batida en la que defiende una alta cantidad de puntos e intentará dar continuidad a los tres títulos (Acapulco, Sao Paulo e Indian Wells) y la final (Viña del Mar) que acumula.

El todavía número cuatro mundial admitió a su llegada a Son Sant Joan que «las primeras semanas fueron complicadas, especialmente por la rodilla. Desde Acapulco fue a mejor, y aunque sigo teniendo molestias, he podido jugar bien. Para mí, lo menos importante era el resultado en esta gira y al final ha sido lo más importante». Sobre la articulación que ha centrado todas sus atenciones a lo largo de los últimos meses, el manacorí dejó claro que «la rodilla puede estar mejor de lo que está, pero la evolución está siendo positiva, más después de competir en Indian Wells sin limitaciones en las últimas tres rondas».

Satisfecho

Nadal no escondía su «alegría porque las cosas han ido muy bien, no esperaba alcanzar este nivel de juego en tan poco tiempo. El único miedo era saber si iba a estar bien de la rodilla».

Tras unas semanas plagadas de buenas noticias, el tenista ha decidido parar y renunciar al Masters 1.000 de Miami, aunque ayer visitó la consulta del doctor Mikel Sánchez, en Vitoria, para pasar revista a su rodilla.

«He hecho las revisiones pertinentes y parece que todo va por el buen camino. Tras un mes de competición, la rodilla en ningún caso está peor, sino que está mejor tras recibir la máxima carga», explicó Rafael, quien confesó que en sus planes iniciales no entraba su presencia en los torneos sobre pista dura estadounidenses.

«El objetivo era acabar en Acapulco. Hasta allí no decidí jugar en Indian Wells porque las dos primeras semanas habían sido positivas a nivel de resultados, pero negativas en cuanto a sensaciones en la rodilla», explicó.

El futuro pasa por la temporada de polvo de ladrillo (Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros), sin descartar cambios. «Descansaré un par de días y empezaré a prepararla. Los resultados han sido positivos sin entrenar tanto y el objetivo es acabar el año y no pensar en el ránking. Ahora quiero dosificar, ir día a día y llegar preparado donde quiero estar bien», concluyó Nadal.