El mallorquín venció al joven francés, de 18 años y 653 del mundo, por un triple 6-2. | Efe - FELIPE TRUEBA

0

El mallorquín Rafael Nadal apabulló al francés Gianni Mina, de 18 años, 653 del mundo e invitado especial del torneo, en la primera ronda de Roland Garros, por 6-2, 6-2 y 6-2.
En el primer contacto de Nadal con la tierra batida de París después de la derrota del pasado año en octavos de final contra el sueco Robin Soderling, la zurda del español se impuso en la pista Suzanne Lenglen, para triunfar de nuevo y marcar su victoria número 32 en la capital francesa, en dos horas y 23 minutos.
Pese a lo que puede aparentar el resultado, el partido no fue un paseo para el jugador español. Mina, finalista en la prueba júnior el pasado año, se presentó y mostró como un jugador muy joven todavía pero con gran futuro. Y Nadal lo corroboró después. «Tiene un gran futuro, corre mucho y es muy bonito ver jugadores que llegan así con tantas ganas», dijo el tetracampeón del torneo, quien no mostró mucha extrañeza por el hecho de llegar este año sin haber levantado la Copa de los Mosqueteros en el anterior.
«El sentimiento es muy similar, y el objetivo es jugar mi mejor tenis. Es imposible volver cada año como ganador, pero estoy muy feliz de mi temporada en tierra», dijo Nadal, triunfador de los Masters 1.000 de Montecarlo, Roma y Madrid.
Serio, batallador y centrado siempre en el partido, consciente de que se enfrentaba contra el mejor jugador sobre tierra de la historia, Mina opuso una fenomenal resistencia y se dejó la piel en la pista, donde mostró un excelente revés cruzado a dos manos y una gran velocidad de piernas.
Pero le faltó experiencia y en su primer partido contra un jugador de la talla de Nadal notó esa ausencia de duelos de categoría. Y así desperdició siete bolas de rotura en el primer parcial y otras dos en el tercero. Apoyado en las gradas por toda su familia y en el palco por el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Jean Gachassin, el doble de Gael Monfils sirvió de buena referencia para que Nadal adquiriese ritmo de partido.
Mina acabó desgastado físicamente y tuvo que llamar al fisioterapeuta al acabar el quinto juego del tercer set para que le dieran unas friegas en la parte lumbar izquierda.
Nadal se enfrentará ahora contra el zurdo argentino Horacio Zeballos, reciente ganador con su país de la Copa del Mundo por Equipos de Dusseldorf, que se impuso al austríaco Martin Fischer, por 7-6 (6), 6-7 (8), 1-6, 6-4 y 8-6, después de un maratón de cuatro horas y cuatro minutos.
Por otra parte, el triunfo que cosechó ayer el mallorquín es el número 100 en un torneo de Gran Slam, en los que sólo ha cedido 17 derrotas. En Roland Garros, el grande que ha conquistado en cuatro ocasiones (2005, 2006, 2007 y 2008), ha logrado 32 victorias contra una derrota, el año pasado contra el sueco Robin Soderling en octavos de final.