El guardameta serbio del RCD Mallorca, Predrag Rajković, atrapa un balón durante el partido ante el Athletic de Bilbao. | Efe

3

El mallorquinismo ya tiene un nuevo ídolo en el altar. Una nueva figura a la que adorar. La actuación de Predrag Rajkovic en San Mamés monopolizó todas las tertulias en el día después del estreno liguero. Los guantes del internacional serbio agarraron el primer punto del Real Mallorca en esta travesía 2022-23. Realizó seis paradas, algunas de ellas salvadoras, y selló un estreno que invita al optimismo. Después de unos meses sin un inquilino definido (Manolo Reina, Dominik Greif, Leo Román y Sergio Rico desfilaron bajo los palos el curso pasado) Rajko ha llegado para quedarse.

Para encontrar un estreno sin mácula a domicilio de un portero del Mallorca en la máxima categoría hay que rebuscar en la hemeroteca y detenerse en el verano de 1986. Apenas unos meses después de aquel Mundial de México, el grupo balear destapó el curso del playoff con un recién llegado bajo los palos. Zaki Badou, que había destacado por tierras aztecas con la selección marroquí, vivió un estreno con el Mallorca por todo lo grande. Fue en El Sadar ante aquel Osasuna de Ivan Brzicć(extécnico bermellón) en el que también se estrenaba en Primera División... Javier Aguirre. El actual entrenador fue testigo de la gran actuación de Zaki, una tarde que emuló Rajkovic 36 años después.

Ni antes ni desde entonces, un portero del Mallorca había sellado su estreno en Primera como visitante sin recoger el balón de su portería. Sí que había sucedido jugando como local. En la temporada 1962-63, el vasco Agustín Asenjo debutaba en Primera con el Mallorca con un triunfal 5-0 ante el Málaga en el Lluís Sitjar. Varias décadas más tarde, el pobler Miquel Bennassar Molondro, el actual presidente del Poblense, también vivió un estreno inmaculado en la máxima categoría. Después de varios años a la sombra, Molondro veía cumplido su sueño de estrenarse en Primera. Fue en octubre de 1991, de la mano de Serra Ferrer, ante el Cádiz (1-0). El último caso de un debut sin encajar de un portero malorquinista en la elite llegó en la campaña 1998-99 cuando César Gálvez se estrenó con un empate sin goles en casa frente al Real Oviedo.

La actuación de Predrag Rajkovic en La Catedral tampoco ha pasado desapercibida en Francia, la residencia del internacional serbio en los últimos años. Algunos foros de seguidores del Stade de Reims se preguntaban cómo su club había sido capaz de vender al portero, que apenas hace dos campañas había sido el menos goleado de la Ligue 1 y cotizado por media Europa, por menos de 3 millones de euros, cuando apenas unos meses antes estaba tasado en 20 ‘kilos’. De hecho, el Sevilla de Monchi tuvo su nombre sobre la mesa, pero la cantidad que pedía su club frenó la operación. El Mallorca aprovechó el bajón de Rajkovic, campeón de Europa sub-19 y del Mundo sub-20 con su selección, en la campaña pasada para lograr su contratación. Después de no gozar de apenas oportunidades en los amistosos veraniegos (dos ratos ante Nápoles e Ibiza), Rajkovic no pudo vivir una mejor presentación en la Liga. Su actuación resultó fundamental para que el Mallorca saliera indemne de San Mamés después de realizar un ejercicio de resistencia durante todo el partido. Parece que el grupo balear ya ha encontrado a su portero después de una temporada convulsa.

Etapa post Reina

La figura de Manolo Reina dejó huella en la Isla. Figura clave en los ascensos consecutivos a Segunda y Primera, el portero de Villanueva del Trabuco perdió su sitió la campaña anterior y provocó una ruleta bajo los palos. El club balear hizo un esfuerzo por Dominik Greif, pero el portero eslovaco, que se había ganado a la grada a través de las redes sociales por el ímpetu mostrado en recalar en la Isla, vivió un estreno aciago y poco a poco fue perdiendo esa condición. A esa inseguridad mostrada en su debut se sumaron los enigmáticos problemas físicos que apenas le permitieron participar en el día a día. En el mercado de invierno, Sergio Rico llegó del PSGpara intentar taponar la hemorragia defensiva, pero el sevillano no aportó nada. Al final, Aguirre volvió a recuperar a Manolo Reina para la causa y resultó clave para la salvación. Ahora, Rajkovic espera afianzarse en un puesto maldito. El estreno no podía haber ido mejor. Como el mismísimo Zaki...

El apunte

Un gol encajado en 360 minutos

El Mallorca ha cerrado su portería. Después de la goleada encajada ante el Granada en Son Moix (2-6) que acercó al equipo balear al precipicio de la categoría, el conjunto balear solo ha encajado un gol en los cuatro últimos partidos oficiales. Empató en el Pizjuán (0-0), derrotó al Rayo Vallecano (2-1), venció en Pamplona (0-2) para sellar la salvación y arrancó este curso con el 0-0 de San Mamés.