Imagen de la tribuna de sol en un partido de la pasada temporada. | M. À. Cañellas

12

El primer incendio del curso no ha tardado casi nada. Días antes del arranque de la pretemporada la afición del Mallorca ha expresado su descontento más absoluto con el precio de las renovaciones y los nuevos abonos, subida que califican de «desproporcionada» y más si se valora que hasta el momento el club no mostrado las intenciones de su futuro proyecto. Son precios más de Champions que no de un plan todavía por descubrir. El Mallorca en estos momentos es una SAD y por lo tanto propiedad privada. Basándose en estos parámetros han fijado los precios que han decidido como club, circunstancia que choca frontalmente con la gran mayoría de aficionados. Un vistazo a la red social twitter así como a los comentarios de las noticias relacionadas con esta cuestión, son muestra más que suficientes de que tal vez se haya cometido un error. Para hacerse una composión general de la bubida de precios, hay que observar el coste de las renovaciones el pasado curso coincidiendo con el reingreso a Primera.

Un adulto de las gradas sol baja y alta, tuvo que pagar 315 euros para renovar su abono el pasado año. Este verano, las tribunas correspondientes a esa zona y que se están reformando, tienen fijado un precio para renovar dependiendo de una parte u otra concreta que va de los 450 euros a los 495. Un carnet puede ser asumible o no dependiendo de la realidad económica de cada abonado, pero si es una familia de varios miembros, la economía lo nota. Las tribunas cubierta y descubierta se renovaban el pasado curso por un precio de 485 euros. Este año, también dependiendo de la zona en cuestión, más centrada o menos, los precios oscilan entre los 535 a los 560. Esas subidas de los abonos para su renovación son las que más críticas han recibido por parte de los socios.

Noticias relacionadas

En el caso de que debido a estos precios los abonados decidan no renovar su carné, perderán el privilegio de cara a la próxima temporada y si deciden volver a pasar por caja entonces el coste será de nuevo de prohibitivo. Precisamente las altas nuevas tienen que hacer un ‘rincón’ especial si quieren disfrutar de fútbol de Primera División. Desde la tribuna este a la oeste hay precios que van desde los 700 a los 855. Una cosa es una abono, pero otro son dos o más en una misma familia.

En resumen, hoy por hoy es pagar mucho para un proyecto que en estos momentos se aguanta con alfileres y que nadie sabe a qué podrá aspirar. Los seguidores no tienen ninguna cara nueva con cierto atractivo y ya son reclutados a filas para renovar su carnet. Lo mismo ocurre con la poca claridad de especificar las zonas del campo donde pertenece uno u otro abonado. Todo en general no ha ayudado a generar confianza. Sin embargo, este martes y pese a todo el malestar que se ha generado, fueron un total de 1.061 abonados los que renovaron el carnet. A partir de ahí hay que observa si esta cifra va a seguir con esta alta velocidad y si esta se mantendrá o no. En cualquier caso los días previos a la pretemporada han estado marcados por esta nueva realidad.

Zona este

Las tribunas de la de denominada zona este van a sufrir una remodelación y la baja se acercará al campo y la superior disfrutará de una voladizo para que los espectadores estén protegidos del sol y la lluvia. El gran reto de seguir sumando socios y bordear la barrera de los quine mil es en estos momentos difícil que se pueda cumplir tal y como están los ánimos en estos momentos y pese a las facilidades dadas. El plazo de renovación finaliza el próximo 24 de julio, mientras que el periodo de alta para los nuevos abonos empezará el dos de agosto, dos semanas antes de que empiece a rodar el balón. El proceso se hace online, aunque se atenderá presencialmente a los mayores de 65 años que soliciten cita previa.

El apunte

Iniciativa del Moviment Mallorquinista

El Moviment Mallorquinista quiere recuperar la histórica puerta del estadio Lluís Sitjar, todavía en pie, pero muy deteriorada por el paso del tiempo y por las pintadas y últimos incendios de contenedores, y dejarla de nuevo limpia y acorde con la porción de historia que representa. Por este motivo el próximo sábado 9 de julio entre las nueve de la mañana y la una de la tarde ha organizado un acto que consistirá en repintar la fachada e intentar recuperarla en la medida de sus posibilidades. Se completará la mañana con una ‘vermutada’, sorteos y una picada. Asistirán jugadores míticos del Mallorca como Joan Forteza y Julià Mir.