Sergio y Abdón, en primer plano, aplaudiendo al público de Son Moix tras ganar al Cádiz. | CATI CLADERA

Tomar impulso y abandonar el vagón de cola. Al menos abrir más espacio. Esa es la principal misión del Real Mallorca en los 16 partidos que restan para que termine la temporada. Con 23 puntos restan solo 17, pero para conseguirlos hay que ganar y para ello es imprescindible recuperar sensaciones en el trabajo defensivo. El gran activo de la retaguardia es sin duda Antonio Raíllo. Su recuperación supone una bocanada de confianza para todo el equipo por lo mucho que aporta el andaluz. Jerarquía, presencia, carácter y liderazgo. Todas estas virtudes se encuentran en la figura    del capitán y las transmite sobre el terreno de juego. El club y Luis García respiran con él sobre el campo. También con Sergio Rico. El portero cedido por el PSG ya ha demostrado tanto en la Copa como también en Liga las virtudes que le han llevado a militar en uno de los equipos más importantes del planeta. Ha exhibido sus reflejos, también ha mostrado alguna laguna en las salidas, pero resulta evidente que se trata de un guardameta de Primera División y las expectativas generadas están acorde con el talento y la calidad que atesora.

Durante esta temporada el Mallorca ha conseguido dejar a cero su portería en Liga en cinco partidos: Alavés, Espanyol, Villarreal, Getafe y Celta. En el resto siempre ha encajado y ahora, en el escenario actual, es necesario echar de nuevo el cerrojo y a partir de ahí aprovechar la capacidad goleadora que también tiene el equipo y que debe volver a exhibir. Los laterales vuelven a estar bien cubiertos, sobre todo con Maffeo y Oliván. Gio González requerirá de algo más de adaptación por lo visto hasta ahora y Jaume Costa siempre es un valor seguro, al igual que Martín Valjent en el centro.

Optimismo

Con los mejores sobre el campo hay motivos para el optimismo, incluso en partidos tan comprometidos como los que tiene que disputar el equipo rojillo durante este mes de febrero. El calendario ha querido que se mida frente a equipos inmersos en las sefiminales de la Copa del Rey, algo que también puede jugar en favor de los mallorquinistas. Athletic Club, Betis y Valencia se medirán a los baleares en esta fase del curso, donde se juegan también meterse en la final del torneo del KO. Hay que aprovechar esta circunstancia para sumar valiosos puntos en la Liga. El once bermellón solo tiene que hacer los deberes en la Liga, ir sumando y tomar distancia con los de abajo. Este año el vagón de cola está bastante definido y a poco que los rojillos aceleren, la permanencia debe resolverse bien.