Dominik Greif, portero del Real Mallorca, durante su primer partido en el club, contra Osasuna en el estadio de Son Moix. | Miquel Àngel Borràs

1

«Dominik no está teniendo fortuna», subraya Luis García Plaza. El técnico desvelaba este martes que el portero eslovaco del Mallorca es duda de cara al partido de la primera ronda de la Copa del Rey frente a la Gimnástica Segoviana por unas molestias en la espalda. Greif, que acaba de superar la COVID, estaba llamado a ser titular en el estreno de la competición, pero este nuevo revés podría propiciar que su lugar en La Albuera lo ocupe el tercer guardameta, Leo Román.

La aclimatación de Greif al Mallorca y a sus exigencias está siendo más compleja de lo que se esperaba. Apuesta clara del club para renovar la portería a corto y medio plazo, el internacional se incorporaba el pasado verano a la plantilla tras su frustrado fichaje en el anterior mercado de invierno y desde entonces apenas ha tenido la oportunidad de mostrar sus credenciales. Se perdió la pretemporada por lesión, ha sufrido otras molestias durante el curso, se lastimó justo después de inesperado y desafortunado debut contra Osasuna y dio positivo en COVID hace casi dos semanas, poco antes del encuentro contra el Rayo Vallecano. Una serie de malos tragos que esperaba olvidar en la Copa, pero que ahora podrían prolongarse en el tiempo. «No está descartado del todo y ojalá pueda jugar, pero aún no lo sabemos», destacaba Luis García en la previa del choque ante la Gimnástica Segoviana.

Salva Sevilla, baja confirmada
Noticias relacionadas

El que se perderá seguro el primer partido de Copa por unos problemas musculares es Salva Sevilla, según confirmaba el propio LGP. El centrocampista almeriense todavía no ha podido ayudar al Mallorca desde el último parón y no está en la expedición que viajó a Segovia para disputar la eliminatoria de este miércoles y el partido de Liga del próximo sábado contra el Atlético de Madrid. Está previsto que se reincorpore al grupo al lunes pensando ya en los encuentros que restarán para cerrar el año.

Por su parte, el concurso de Take Kubo en Segovia dependerá del estado del terreno de juego. El japonés reapareció el sábado contra el Getafe después de dos meses en blanco por una lesión de rodilla y Luis García Plaza no quiere arriesgar con él. «Está perfecto, pero si el campo no está en condiciones le protegeremos. Si el terreno de juego está óptimo le vendra buien jugar 45 o 60 minutos», explicaba el técnico.