Luis García Plaza, entrenador del Mallorca, este sábado, en la sala de prensa del estadio de Son Moix. | Carlos Román

1

Como casi todos los entrenadores, Luis García Plaza no quiere alargar el drama. El técnico del Mallorca da por zanjado el desastroso paso de su equipo por el Santiago Bernabéu, del que asume íntegramente la responsabilidad, y está totalmente volcado en el partido de este domingo contra Osasuna. Después de sumar solo un punto en las tres últimas jornadas, toca levantarse.

«El principal culpable de la derrota del otro día soy yo», destacaba este sábado Luis García desde la sala de prensa de Son Moix, justo antes del último entrenamiento de la semana para el Mallorca. «Me equivoco en el planteamiento porque no podemos jugarle de tú a tú al Madrid. Hicieron 20 faltas, que es algo normal, y nosotros ocho. No cortamos el juego ni fuimos contundentes y eso es culpa mía porque teníamos que ser mucho más fuertes defensivamente. Pero habéis enfocado mal el tema de las rotaciones, porque solo hice cuatro y no siete como se ha dicho», respondía señalando a la prensa y a las críticas. «Nos tiene que servir de experiencia para visitar otros campos. Asumo mi error y mi parte de culpa».

Al mismo tiempo, el entrenador apostaba por despachar el caso Gayà. «A nivel futbolístico no hay nada que decirle. A veces no puedes elegir cuando debuta la cantera. Yo le di mil vueltas y era la unica solución, porque ni Baba ni Jaume (Costa) podían ser titulares. Gayà tiene que estar más tranquilo. Se ha equivocado, ha pedido perdón y ya está. Tampoco hay que darle más importancia. Está mal, pero no tiene que pasar de ahí».

Mirando ya al partido frente a Osasuna, Luis García Plaza es optimista. «Veo al equipo mentalizado. La gente tiene ganas», seguía detallando el técnico bermellón. "Hay ganas de levantarlo», asegura. «Nos visita un equipo que fuera de casa está muy bien. Tenemos que ser verticales y hacerles correr, pero será un partido difícil y sería bueno no encadenar otra derrota», explicaba. «Estoy convencido de que el equipo va a dar la cara», resumía. «Venimos de una derrota dura pero nuestra situación es idílica».

El entrenador del Mallorca valoraba a su vez a su colega en el banquillo de Osasuna, Jagoba Arrasate. «Es el perfil de entrenador que se diferencia del exfutbolista», empezaba relatando. «Hay entrenadores que tenemos que ascender para entrenar en Primera y a mí también me pasó con el Levante. Hace un trabajo fenomenal y está en un club genial para ello. Juegan de memoria porque llevan mucho tiempo juntos y se conocen bien. Y al final eso es estabilidad. Ahora vienen de una derrota y querrán mantener buena dinámica fuera de casa».

Luis García Plaza recuperará para la causa a Galarreta y Ángel y decidirá este mismo sábado si incluye a Franco Russo en la convocatoria por si tuviera que recurrir a él de manera urgente. Pero el técnico seguirá sin poder contar con Raíllo, Take y Sedlar, además de Maffeo, del que espera volver a tirar durante el partido contra el Levante de la semana que viene. «Tenemos tantas bajas que cualquier contratiempo que se nos da parece mayor de lo que es. Si puedo tener cuatro defensas ya me doy con un canto en los dientes», reconocía.