Martín Valjent observa cómo remata de cabeza Raúl García a portería en lo que fue la primera oportunidad de gol del Athletic Club. | Luis Tejido

3

En estos momentos el problema del Mallorca está en el centro de la defensa. Las bajas de Antonio Raíllo y Franco Russo unidos a los golpes Valjent y Sedlar son en estos momentos un verdadero quebradero de cabeza para el entrenador Luis García Plaza.

El eje de la zaga terminó el partido en San Mamés cogido por alfileres y afronta el inicio de semana con un enorme puñado de dudas respecto a qué jugadores podrá alinear el domingo (14:00 horas) ante el Villarreal.

Lo cierto es que la diferencia entre la pareja de centrales titulares formada por Raíllo y Valjent y en ocasiones la participación de Russo reduce en exceso sus prestaciones cuando juega Sedlar. Pese al trabajo y la motivación que le ofrece el futbolista serbio, el nivel baja. Las prestaciones del futbolista incluso crecen cuando juega más adelantado, pero cuando lo hace atrás la sensación de endeblez e inseguridad resulta más que evidente. Tal vez con partidos y continuidad podría aplacarse esa situación, pero no hay tiempo para pruebas ni ajustes más allá de los necesarios.

En San Mamés el rival exigió mucho en defensa y el centro hizo aguas desde casi el primer minuto hasta el último. Como las desgracias nunca vienen solas después llegaron los golpes y las lesiones de los dos centrales hasta el punto de que Valjent tuvo que ser sustituido por Sastre y no pudo terminar el partido.

Noticias relacionadas

Fue un cúmulo de circunstancias adversas en un escenario donde no es muy recomendable abrir vías de agua porque el rival termina comiéndote.

Los refuerzos en el mercado de verano han dejado al grupo muy vestido de medio campo hacia adelante, pero no tanto en la parte trasera donde se han fichado laterales de claro carácter ofensivo y se ha dejado el centro de la defensa algo desnivelado entre otras cosas por la falta de seguridad del serbio.

Esta semana la atención deportiva se centrará en recuperar sensaciones de cara al partido contra el Villarreal y de paso saber si se pueden o no recuperar efectivos. Raíllo es difícil por el golpe que sufre en el tobillo y que le ha hecho jugar solo un partido de Liga, el que disputó el conjunto rojillo frente al Betis en la primera jornada de Liga. El central cordobés estuvo todo el encuentro, pero ya en el segundo ante el Alavés no pudo ni tan siquiera formar parte de la convocatoria. Tampoco ante el Espanyol ni el sábado en San Mamés, pese a que entre uno y otro partido hubo una semana sin partido por los compromisos de las selecciones. Russo se lesionó ante el Espanyol y en la segunda parte ya dio paso a Sedlar. Ahora con siete días por delante, hay que esperar la evolución de los tocados o que al menos los que hay puedan volver a recuperar su mejor versión. El Villarreal juega el primer partido de la Liga de Campeones este martes ante el Atalanta por lo que hasta miércoles o jueves no empezará la preparación concreta del partido. El Mallorca debe aprovechar este momento y volver a sumar puntos.

Antonio Sánchez, a punto

Una de las buenas noticias fue ver de nuevo a Antonio Sánchez en una convocatoria del Real Mallorca. El atacante estuvo en el banquillo en San Mamés y en cualquier momento Luis García va a poder contar con él para este fase de la temporada con partidos muy complicados. Al margen de los problemas en defensa, el técnico va dando entrada ya a jugadores recién llegados que entran en la mecánica del grupo como por ejemplo Kang inn-Lee. El domingo será un buen test para volver a recuperar sensaciones tras la derrota en el feudo del Athletic Club.