Luis García Plaza dando instrucciones durante un partido del Mallorca. | M.A.BORRÀS

0

Con la temporada viviendo el primer alto en Primera División y después de tres jornadas disputadas, el Mallorca se prepara para entrar de nuevo a la competición en San Mamés la próxima semana. Y lo hará exhibiendo todo su potencial después de un cierre de mercado que permite calificar de fiable el plan trazado por Pablo Ortells. Más allá del trabajo de ajustar las piezas, este Mallorca destila ilusión.

COMPETENCIA EN LA PORTERÍA: Tres guardametas solventes

Empezando por su propia área, el director deportivo y el entrenador han potenciado la competencia entre los tres guardametas. Ha empezado Reina de titular, pero Greif está al acecho y el malagueño no podrá permitirse deslices más allá de los razonables. Este año la competencia es feroz arrancando desde la portería. Leo Román completa la zona más especial del campo. Contrariamente a otros años, también en esta ocasión desde el minuto uno el club también ha dado un paso adelante a la hora de pontenciar los laterales.

SOLVENCIA ATRÁS: Competencia y variantes

En los últimos años el Mallorca o tenía tres laterales izquierdos o ninguno, pero tras la administración de Maheta y Recio el club trató de equilibrar este desajuste y ahora cuenta con dos jugadores por ambas bandas. Oliván parece que ha jugado toda la vida en Primera y no pone las cosas fáciles a Jaume Costa. Por el carril diestro Maffeo parte como titular y por ahora le ha ganado la partida a Sastre, que por otra parte ha estado lesionado. En cualquier caso, con todas las piezas a disposición, la zaga está bien cubierta.

UN EJE DE GARANTÍAS: Fuerza y disciplina en el centro

En el centro de la zaga el mejor fichaje ha sido retener a Valjent, que formando pareja con Raíllo, Sedlar o Russo conforma un aje que fue de lo mejor el año pasado en Segunda. Ahora hay que dar un paso adelante y seguir demostrando esa misma solvencia en Primera. No son los mismos atacantes en la máxima categoría que en Segunda y eso previsiblemente se notará, pero principalmente el eslovaco y el cordobés se han ganado la confianza de todos.

CARÁCTER EN EL CENTRO: Oxígeno en la sala de máquinas

El gran objetivo del técnico y del director de fútbol se ha cumplido este verano. La idea era dotar a la zona central de la posibilidad de refrescar piernas y no dejar toda la responsabilidad sobre Salva Sevilla. Ahora, con Galarreta, Baba y Battaglia, la capacidad de crear y generar fútbol y la contención estarán más repartidas. Baba sigue con una progresión enorme y la respuesta del resto es sobresaliente.

BANDAS LETALES: Velocidad y desborde

Resta por comprobar las prestaciones del equipo y de las individualidades, pero lo cierto es que tanto Take Kubo como Kang In Lee dan un salto de calidad evidente en las alas del Mallorca. Además, la competencia con Mboula y Amath mejora siempre las prestaciones de los jugadores sobre el campo y por ejemplo, el futbolista catalán este año es mucho mejor que el pasado curso, aunque le resta ser más decisivo. Existe a su vez la opción de Dani por banda y Antonio Sánchez, ahora lesionado. Sin olvidar la alternativa de Febas.

PEGADA Y TALENTO: Chispa en el área

La gran obsesión de Luis García era contar delante con tres delanteros diferenciales, ahora tiene cuatro aunque es cierto que Ángel está lesionado y se perderá los próximos compromisos. Sin embargo, durante estas últimas semanas el club ha dado un paso adelante con la cesión de Fer Niño, un futbolista extraordinariamente joven pero que destila calidad y pegada al igual que descaro ante la portería contraria. La opción Hoppe por ahora es la más desconocida, pero el club le quería desde prácticamente el inicio del mercado.

LÍDERES: Futbolistas comprometidos

El gran trabajo de estos últimos años ha sido tener la posibilidad de dar continuidad y fidelizar a futbolistas cuyo papel en el equipo, tanto en el terreno de juego como fuera, es importantísimo. El carácter de Salva Sevilla, Reina, Raíllo y Dani Rodríguez es un intangible que se debe valorar en su justa medida y este es de vital importancia. Futbolistas que han vivido el club intensamente estos años y que tienen un carisma muy especial entre la afición y sus compañeros.

FONDO DE ARMARIO: Decisiones desde el banquillo

Luis García es un técnico que ha demostrado su capacidad y conocimientos para cambiar el signo de los partidos desde el banquillo. Tras los descansos suele echar mano de los cinco cambios no solo para refrescar piernas, también para incidir en la idea de ir a por el partido o contener más y mejor. Este año el Mallorca tiene fondo de armario suficiente para que el técnico varíe de pizarra y dibujo.