Los jugadores del Mallorca antes del partido ante el Málaga. | Carlos Gil-Roig

2

Instalado ya en el último campamento base de la Liga, el Real Mallorca se prepara para asaltar la cumbre. En unas condiciones casi perfectas, el conjunto balear tiene cuatro jornadas por delante para hollar la cima del fútbol español por novena ocasión en sus 105 años de historia. Un camino que va a hacer siguiendo la cuerda de su particular grupo de especialistas. Una unidad formada por Lago Junior, Antonio Raíllo, Manolo Reina, Salva Sevilla, Joan Sastre, Abdón Prats, Fran Gámez y Miquel Parera, que aspiran a encadenar su tercer ascenso en cuatro temporadas. Son los ocho magníficos de Luis García Plaza.

Desde 2017 el Mallorca no ha tenido un solo verano tranquilo ni ha pasado más de una temporada en la misma categoría. Ese año, en concreto, tocó fondo. Se deslizó por la cornisa del fútbol profesional tras bordear en varias ocasiones el precipicio y dio con sus huesos en la Segunda División B, un pozo al que llevaba cuatro décadas sin caer y del que escapó doce meses más tarde con una plantilla de la que hoy, tres años después, todavía conserva el alma y el esqueleto.

Los más veteranos de ese pelotón de elegidos que devolvió al Mallorca a Segunda en Anduva (2018) y que lo elevó luego a Primera tras otro año redondo son Lago Junior y Antonio Raíllo. Al igual que el club, el marfileño y el cordobés acumulan cinco campañas seguidas saltando de un escalón a otro. Fueron dos de los pocos que sobrevivieron al desastre y dos de los pilares de Vicente Moreno a la hora de emprender el camino de vuelta cuesta arriba, a pesar de que el africano se perdió gran parte del ejercicio por una lesión de rodilla que sufrió antes de acabar la primera vuelta.

A la fila se pusieron también dos jugadores con tantos galones como kilómetros que con el paso del tiempo se han hecho imprescindibles para el Mallorca moderno. Dos de los que aparecen en casi todas las fotos. Manolo Reina, que desde entonces ha estado empadronado bajo el larguero, y Salva Sevilla, que se incorporó con el curso recién comenzado tras rechazar una propuesta del balompié asiático. Entre los dos han alcanzado 300 partidos vestidos rojo y forman parte del paisaje de Son Moix.

Producto local

Desde la factoría de Son Bibiloni llegaron Joan Sastre y Miquel Parera. El lateral de Porreres había debutado de forma puntual con el primer equipo en la Copa del Rey y a partir de ahí ha conseguido echar raíces en el vestuario. El portero de Manacor es, de los ocho elegidos, el que menos ha podido intervenir directamente en la escalada. Aun así, podrá presumir de haber jugado con el Mallorca en Primera, Segunda y Segunda B. Acaba contrato en junio y en enero ya reclamó su salida del club, así que el ascenso sería su particular traca final.

El otro embajador de la cantera que hay entre los ocho es también el más carismático. Abdón Prats regresó al club tras consumarse el descenso a Segunda B y cargó la mochila de responsabilidades. Fue el máximo goleador del equipo en la categoría de bronce y, ya en Segunda, cerró él mismo la cremallera de la vuelta a Primera con aquel zurdazo meteórico contra el Deportivo. Ahora está a punto de abrochar la trilogía con otro puñado de goles ?suma ocho y es el segundo máximo artillero del plantel?, alguno de ellos para la videoteca.

El último en llegar fue Fran Gámez, que lo hizo en enero de 2018 procedente del Atlético Saguntino, rival del Mallorca en Segunda B. Sin hacer ruido se ha ido ganando su espacio y forma pareja con Sastre para cubrir el flanco derecho de la defensa aunque en ocasiones, como el día del ascenso en Anduva, le toque achicar aguar en el lado opuesto.

Al margen de los ocho fantásticos, hay otros cuatro futbolistas que subirían por segunda vez al ático con la camiseta del Mallorca. Son Dani Rodríguez, clave en aquella doble eliminatoria del playoff; Martin Valjent, que llegó a préstamo desde Italia y ahora es uno de los centrales más cotizados de la Liga; Iddrisu Baba, que explotó contra el Deportivo tras la sanción a Marc Pedraza, y Franco Russo, que este año ha ganado peso y protagonismo.

Real Mallorca
Arriba, de izquierda a derecha: Lago Junior, Antonio Raíllo, Salva Sevilla y Manolo Reina. Abajo, de izquierda a derecha: Abdón Prats, Joan Sastre, Fran Gámez y Miquel Parera.

Seis titulares en el último partido

Seis de los ocho jugadores que participaron en los dos ascensos de los últimos años fueron titulares el pasado sábado en Málaga y dos de ellos, Sastre y Lago, tejieron el gol del empate.

El caso especial de Álex López

Álex López de Groot también podría tener un hueco junto a Lago, Reina, Sevilla Abdón, Sastre y compañía. El delantero catalán marcó tantos decisivos en los ascensos de 2018 (31 partidos, 8 goles) y 2019 (24 partidos, cinco goles), pero la temporada pasada se quedó sin sitio en Primera y se marchó cedido al Extremadura de Segunda División, donde sufrió una grave lesión de la que acaba de recuperarse. En total, lleva más de un año en blanco y esta temporada se ha quedado sin ficha, pero forma parte del día a día con la plantilla y eso uno más en la rutina de Son Bibiloni.

PALMA. FUTBOL. El jugador del Real Mallorca, Alex López, en un reciente entrenamiento.
Álex López.