Luis García Plaza, entrenador del Real Mallorca, durante el partido del pasado lunes contra el Sabadell en la Nova Creu Alta. | Carlos Gil-Roig

5

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha sancionado con dos partidos de suspensión a Luis García, entrenador del Mallorca, por su expulsión durante el partido del pasado lunes contra el Sabadell. De esta forma, el técnico madrileño no podrá dirigir desde el banquillo los próximos encuentros del conjunto balear frente al Mirandés y el Málaga.

Luis García Plaza fue expulsado en el minuto 90 de partido por el colegiado navarro Galech Apezteguia, que mandó al técnico al vestuario por «protestar con los brazos en alto y de forma ostensible y airada» una de sus decisiones «tras haber sido advertido previamente». Competición castiga al preparador bermellón en virtud del artículo 120 del Código Disciplinario y le impone además una multa de 600 euros en aplicación del artículo 52 y otra al Mallorca de 400 euros.

Noticias relacionadas

Luis García aseguró en la rueda de prensa posterior al partido que solo le había reclamado al árbitro que añadiera únicamente minutos de tiempo añadido. Sin embargo, Competición ha desestimado las alegaciones del club al considerar que su versión no queda «probada de modo indubitado tres el visionado de las imágenes, que no permiten esuchar las palabras que el técnico pronunció, ni el tono que utilizó».

El Mallorca recurrirá la sanción ante el Comité de Apelación.

A su vez, Competición también ha rechazado las alegaciones del Mallorca a la tarjeta amarilla que recibió Martin Valjent a los 35 minutos de partido por «impactar con el brazo sobre un adversario de forma temeraria estando el balón en juego». En ese sentido, el comité considera que «las imágenes aportadas» por el club, que mantiene que ambos jugadores impactaron como consecuencia de la jugada, «no prueban de modo indubitado la versión arbitral» y que «de las mismas se deduce, por el contrario, que el relato arbitral es posible».