El mallorquinista Víctor Mollejo pugna con un jugador del Castellón. | Carlos Gil-Roig

1

El vértigo a las alturas y la importancia de amarrar cada punto comienza a notarse en la zona noble de la Segunda División. Por primera vez en lo que llevamos de curso, ninguno de los equipos situados en las seis primeras posicions, las dos de ascenso directo y las cuatro de plaoff, logró alzar los brazos en la última jornada. Mallorca y Sporting doblaron la rodilla, mientras que Espanyol y Almería empataron entre ellos y ni Leganés ni Rayo Vallecano pudieron deshacer la igualada.

Con estos resultados, el colchón del equipo balear se queda en siete puntos sobre el tercero a falta de siete jornadas para bajar la barrera del curso. Si nos atenemos a los cálculos que la semana pasada hizo Luis García Plaza, el Mallorca está matemáticamente a 14 puntos de regresar a Primera División... El conjunto de Jose Gomes, que actualmente suma 61 puntos -apenas ha sumado 12 puntos en los diez últimos partidos, cinco menos que el Mallorca y diez menos que el Espanyol- tiene un tope marcado de 82 siempre que lograra embolsarse los 21 puntos que todavía están en juego.

El margen de error es notable para las huestes de LGP. Puede permitirse el lujo de sufrir dos derrotas y se mantendrá en ascenso directo. La situación es idílica para un bloque que ha perdido fuelle a domicilio (un punto de los doce últimos posibles fuera) con la misma velocidad que ha recuperado las prestaciones en Son Moix (cuatro victorias y un empate en los cinco últimos partidos en casa).

El calendario también invita al optimismo. Cuatro de los siete rivales que le restan ocupan la zona baja de la clasificación (Sabadell, en descenso, Alcorcón, Tenerife y Zaragoza), mientras que los otros tres (Mirandés, Málaga y Ponferradina) se mueven por la zona media. También el bache del Almería, que ha perdido fuelle en las últimas jornadas y que ahora visita Anduva -un feudo donde no han podido ganar ni Mallorca ni Espanyol-, también invita a pensar en positivo para los intereses mallorquinistas.

Ventajas

El Real Mallorca cerrará la próxima jornada el lunes (21.00 horas) en la Nova Creu Alta ante un Sabadell anclado en la zona de descenso y que es el equipo que menos victorias (7) suma en la presente temporada. Además, la baja de su goleador Juan Diego Molina Stoichkov, cedido por el conjunto balear y que no podrá jugar por la cláusula, supondrá un torpedo en la línea de flotación ofensiva del equipo catalán. Los goles del gaditano le han reportado al Sabadell 8 puntos gracias a los dos triunfos y cuatro empates que han reportado sus tantos más decisivos.

Por lo que respecta al Espanyol, también acaricia la máxima categoría con la yema de los dedos. El empate del pasado lunes en Almería, en un duelo que pudo ganar, le permite afrontar los siete últimos capítulos del torneo con un margen de diez puntos en relación al tercer clasificado. Tampoco se cita con ningún ‘coco’ de aquí a final de temporada.