El mallorquín Xisco Jiménez, en una imagen jugando con su último club, el Peñarol.

El Real Mallorca rastrea el mercado en busca de más pólvora que le permita encarar la segunda vuelta siendo un equipo todavía más letal delante. Hay varias opciones en el mercado, pero dos de ellas gustan especialmente a la dirección deportiva y al entrenador García Plaza. Las dos son muy difíciles: Xisco Jiménez y Waldo Rubio.

El mallorquín es quien más atrae al club, pero no es sencillo hacerse con sus servicios porque se trata de un futbolista con mucho mercado y apetecible en el fútbol español. Quien más se ha interesado ha sido el Cartagena, pero por el momento no hay nada concreto. El balear pertenece al Peñarol y durante estas últimas horas tramitaba su baja. Xisco se encuentra en estos momentos en Palma. Solo en caso de liberarse definitivamente de su club actual, el Mallorca podría entrar en la puja de equipos que desean ficharle. Por el momento la entidad de Son Moix está a la expectativa de lo que pueda ocurrir con su futuro.

El futbolista de Santa Ponça de 34 años cuenta con una dilatada experiencia en España donde militó en el Deportivo de la Coruña, Racing, Córdoba, Mallorca y Osasuna. También estuvo una temporada en el Newcastle. En septiembre de 2019 fichó por el Peñarol donde ha anotando seis goles en 23 partidos. En el Mallorca dio un rendimiento sobresaliente marcando nueve goles en media vuelta, precisamente lo que necesita de nuevo el club balear.

El jugador tiene a toda su familia en la Isla y eso siempre es un factor que puede decantar la balanza cuando las ofertas se concreten estos últimos días de mercado.

Noticias relacionadas

Ante la dificultad que entraña la llegada de Xisco, el Mallorca tiene también el ojo puesto en otro futbolista muy apetecible, el atacante del Valladolid, Waldo Rubio, aunque este es de otro perfil ya que su mejor rendimiento es como jugador de banda.

El jugador del Valladolid, Waldo Rubio.

El extremo de 25 años es una de las piezas más apetecibles para los equipos de Segunda que anhelan su cesión. El futbolista de Badajoz es pretendido por Rayo y Oviedo, también por el Tenerife y el propio Mallorca por lo que no será en ningún caso fácil hacerse también con los servicios de este talentoso atacante.

Incluso el Dinamo de Zagreb también ha mostrado interés en hacerse con él para lo que resta de temporada.

No es un mercado fácil el de este invierno por la situación que se vive a nivel mundial y la poca capacidad económica de muchos clubes a los que la pandemia del coronavirus han mermado considerablemente su capacidad de maniobra.

Sin embargo, el Mallorca quiere hacer un esfuerzo para intentar dotar de más potencial a la línea ofensiva. Queda toda esta semana y la próxima para intentar atar a un nuevo jugador que aumente el potencial en la zona ofensiva.