Los capitanes del Mallorca hablan en rueda de prensa. Company, Pereira, Aveldaño, Yuste y Cabrero han comparecido en Son Moix. | M. À. Cañellas

El Mallorca está en una situación dramática. La derrota ante el Córdoba el pasado fin de semana dejó a los de Fernando Vázquez en puestos de descenso a Segunda División B a falta de una jornada, una posición que sólo enmendarán si ganan el próximo sábado (20:30, Nuevo José Zorrilla) y Ponferradina o Almería no ganan en sus respectivos enfrentamientos ante Córdoba y Girona.

La semana está siendo difícil para la plantilla bermellona, y por eso los cinco capitanes del equipo han querido dar la cara este miércoles en una poco habitual rueda de prensa en Son Moix, donde Aveldaño, Yuste, Pereira, Cabrero y Company han querido dejar claro que «tenemos que ganar, es lo único que nos queda».

Noticias relacionadas

Yuste ha reconocido que, a estas alturas de la temporada, «los objetivos eran otros, pero estamos convencidos que si ganamos conseguiremos la permanencia». De esta manera los jugadores se suman al optimismo de Vázquez, quien tras el último partido en Son Moix aseguró lo mismo. Yuste ha recordado que «cada vez que hemos estado cerca del peligro hemos respondido», al tiempo que ha reconocido que, ante el Valladolid, «hay que ser conscientes que será un partido largo» en el que «entrar fuerte y dejar claro quién se juega algo».

En relación a esto, Aveldaño ha explicado que «el grupo sigue vivo y eso me da tranquilidad», así como que «nos queda un partido y estamos enteros, sabemos que tenemos posibilidades». El capitán del Real Mallorca ha entonado el mea culpa: «Nosotros solos nos hemos metido aquí». Y se ha mostrado consciente de que «jugamos con la ilusión de la afición», una afición de la que Yuste ha reconocido que «ha dado de nuevo otra lección al desplazarse masivamente a Valladolid». En el Nuevo José Zorrilla «debemos evitar pensar en nuestra trayectoria fuera de casa», ha dicho Yuste, quien ha sentenciado que «es un partido único y de nada vale lo hecho anteriormente».

El próximo sábado se dirimirá el destino del Real Mallorca en Segunda División en una jornada de tensión y en la que estar pendientes, no sólo del resultado en Valladolid, sino también de lo que suceda en Córdoba y Ponferrada.