Rolando Bianchi. | Miquel Àngel Llabrés

13

Llegó el pasado verano como la principal referencia ofensiva del Mallorca en el año del Centenario y, apenas seis meses después, Rolando Bianchi comienza a redactar el punto y final a su aventura. El club balear le comunicó al futbolista antes de las Navidades que no entra en los planes de futuro y que acepte las ofertas que reciba para salir en este mercado invernal.

Rolly, que solo ha marcado dos goles en los dieciséis encuentros disputados, fue suplente en el partido disputado en Córdoba el pasado domingo, una situación que se ha repetido ya en seis ocasiones a lo largo del campeonato y que confirma que el delantero no entra en los planes de futuro ni del cuerpo técnico ni de la propiedad.

Aunque Bianchi quiere salir y el Mallorca desea que salga, el desenlace de este caso no es tan sencillo como parece. Y es que el futbolista de Bergamo, que el próximo mes cumplirá 33 años, aceptó en verano la oferta del conjunto isleño porque le atraía la aventura, aunque renunció a propuestas más interesantes desde el punto de vista económico, según confirmaron a Ultima Hora fuentes que estuvieron presentes en aquellas arduas negociaciones.

La situación invita a una negociación entre ambas partes para rescindir el contrato, que es el más elevado de la plantilla y uno de los mejores de toda la categoría. Habrá que ver si Bianchi está dispuesto a perdonar una parte sustancial de su ficha y acepta una salida.