7

«Recuerdo que era jodido ganar allí. Campo estrecho, presión desde la grada, partidos al límite en lo físico... Pero aquella temporada, en mi primera visita a Eibar, ganamos. Fue la única vez que lo conseguí allí». Víctor Muñoz Manrique (Zaragoza, 1957) recuerda aquel 2 de marzo de 1997. Aquella tarde, el Mallorca encadenó en Ipurua su cuarta victoria consecutiva que le situaba en la rampa del ascenso a falta de un tercio para la conclusión del campeonato. Sentado ahí abajo, con los cánticos de la afición eibarresa como hilo musical, Víctor Muñoz alzó los brazos.

Dieciséis años después, el grupo balear regresa a un escenario que antaño representaba la marca de la categoría. Tres lustros después, todo ha cambiado. De aquel césped agujereado, de aquel fútbol de piedra y barro de la década de los 90, se ha pasado a una hierba recién plantada -inaugurada el pasado verano- que ha transformado el terreno de juego en una alfombra.

Rebobinando en el disco duro de la historia bermellona, Víctor Muñoz ofrece su receta para jugar en Ipurua. «El Eibar siempre ha destacado por ser un equipo que va bien en el juego de balón largo y segunda jugada, pero también bajan el balón y juegan rápido al toque. De hecho, esta temporada los he visto en algunos partidos y no es aquel equipo que apelaba al patadón. Son fuertes, rápidos y no juegan mal».

Para el técnico aragonés, que actualmente se encuentra sin equipo -fue destituido en el Sion suizo- y «a la espera de alguna oportunidad que me convenza», el Eibar se transforma cuando juega en su campo. «Pone los partidos al límite en el aspecto físico». Es por ello que el Mallorca también debe salir al límite en todo para competir con el enemigo de igual a igual.

Víctor tiene un «vago recuerdo» de aquella última visita del Mallorca a Ipurua para medirse a un conjunto entonces dirigido por Periko Alonso: «Me parece que marcó Galca de falta y de penalti, pero no estoy seguro. Nos adelantamos en el marcador, ellos empataron y en el tramo final marcamos el 1-2. Sé que fue un partido disputado que ganamos como la mayoría de encuentros, ya que teníamos una plantilla superior a la media».

El preparador maño no tuvo un final feliz en el Mallorca, ya que fue destituido a falta de ocho jornadas para la finalización de la temporada y cuando el equipo isleño lideraba la Segunda División. «La vida ha dado muchas vueltas desde entonces...» comenta Víctor Muñoz, que confía en el ascenso del conjunto isleño «si mejora en la segunda vuelta».

C.M.O.

Apoyado en su experiencia con el Villarreal, Gerard Moreno compareció ayer en sala de prensa para lanzar un mensaje de prudencia, aunque no ocultó que al Mallorca le necesita «más regularidad».

«Viví una situación parecida la pasada temporada. Esta categoría es muy larga, yo tengo experiencia en este sentido y creo que hay que ser constante y ser regulares. Hasta ahora, aunque el equipo ha ido creciendo, no hemos tenido esa regularidad y ahora tenemos que enganchar buenos resultados», señaló el delantero catalán, que es el máximo realizador del equipo bermellón en lo que llevamos de temporada con 8 tantos.

Para Moreno, el primer tercio de Liga cubierto por el Mallorca y el Villarreal tienen ciertos paralelismos. Sin embargo, el conjunto castellonense sumaba 27 puntos -era quinto- a estas alturas, a 4 del Almería y a 8 del líder Elche, los dos equipos que le acompañaron en el ascenso a Primera División. Actualmente, el Mallorca es undécimo con 21 puntos (6 menos de los que sumaba el Villarreal a estas alturas del curso).

«Allí llegamos al principio de la segunda vuelta a ocho puntos del ascenso directo. Creo que hay que ser regulares y constantes para acercarnos a los puestos de arriba. Cuando lleguemos arriba tendremos mucha más confianza para no dejar escapar estas posiciones», indicó el delantero.

Para Gerard Moreno, el partido del sábado en el campo de Ipurúa ante el Eibar es «fundamental». «Es un campo muy difícil, van cuartos y no por casualidad sino porque están haciendo las cosas bien. Vamos a ir allí a ganar, a intentar sacar los tres puntos porque somos el Mallorca y tenemos que estar arriba a final de temporada», indicó.

Por otra parte, la plantilla mallorquinista tendrá esta mañana una nueva sesión preparatoria de cara al compromiso del sábado. Cabe recordar que para esta cita José Luis Oltra volverá a contar con prácticamente toda su plantilla, con excepción de los lesionados, ya que recupera a los sancionados Geromel, Alfaro y Thomas, que causaron baja frente al Deportivo Alavés.