Tissone y Hutton, dos nuevos jugadores en el RCD Mallorca. | M. À. Cañellas

12

El Mallorca ha decidido blindar las paredes del vestuario aprovechando la ebullición del mercado. Con la única idea de escapar cuanto antes del laberinto en el que se encuentra enfrascado, el club balear ha recurrido a dos futbolistas de carácter para apuntalar su sistema de seguridad y disipar el caos que, de un tiempo a esta parte, domina la mayoría de sus movimientos. Alan Hutton y Fernando Tissone, los dos nuevos soldados de Caparrós, se pondrán desde hoy al servicio del equipo en Son Bibiloni con la responsabilidad de tirar de una formación en declive a la que se le agotan los argumentos.

Tanto Hutton (Glasgow, 1984) como Tissone (Quilmes, 1986) se encaraman al proyecto del Mallorca con la lección aprendida y el camino a seguir perfectamente memorizado. Tanto uno como otro conocen el estado en el que se encuentra el equipo, aunque están convencidos de que en la caseta hay material suficiente para asomar la cabeza y no dudan al respecto.

«La responsabilidad no me asusta, aunque sé que debo trabajar mucho», comenzaba explicando Hutton, al que se le presentan varios retos de golpe. Además de exponer por primera vez sus prestaciones lejos del fútbol británico, debe adaptarse sobre la marcha a las particularidades de un torneo tradicionalmente esquivo para sus compatriotas y tendrá que hacelo, además, en una posición maldita para el Mallorca: el lateral derecho. «Para mí es un proyecto nuevo, es una liga nueva, un país nuevo. Pero vengo muy bien informado porque he podido charlar con jugadores que ya habían coincidido conmigo», desvelaba con respecto a las conversaciones que ha mantenido con Giovani dos Santos, con el que compartió vestuario en el Tottenham. «Hace aproximadamente dos meses que conocía el interés del Mallorca y desde el primer momento informé a mi agente de que era mi primera y única opción», subrayaba el escocés, que recorrerá hasta el 30 de junio las bandas de Son Moix cedido por el Aston Villa. El defensa británico está listo para debutar en cualquier momento. Jugó a préstamo en el Nottingham Forest durante los dos últimos meses de 2012 (fue titular en 7 partidos) y llega dispuesto a calzarse las botas en breve. De hecho, podría debutar el domingo en Anoeta.

Tissone, por su parte, regresa al escenario en el que ha representado sus mejores funciones de los últimos años. Después de completar una campaña más que aceptable como bermellón, el argentino se reencuentra con el grupo del que se separó hace medio año y agotará aquí sus últimos meses de contrato con la Sampdoria italiana.

Noticias relacionadas

Viejo conocido

El centrocampista argentino volvía en colocarse ayer la camiseta rojilla en compañía de Hutton, aunque en su caso tampoco era necesaria la presentación. «Vengo con mucha ilusión, la misma que tenía la temporada pasada, por alcanzar la permanencia y tener un montón de partidos encima. Quiero jugar y divertirme con mucho trabajo durante la semana, cómo he hecho siempre», recordaba en voz alta.

A Tisso tampoco le asusta el aspecto que presenta a día de hoy el Mallorca, instalado en los suburbios de la clasificación y con un montón de plomo sobre los hombros. «La situación es delicada, pero en ningún momento es negativa. Vengo a un club que conozco y que como el año pasado ya sé cuál es el objetivo. También sé que tendré facilidades, porque ya conozco el entrenador, los dirigentes y a muchos jugadores. Para mí venir a Mallorca a echar una mano fue bastante fácil de decidir», finalizaba el pivote , que no quiso ahondar en la opción de continuar en el club tras acabar la temporada. «Ahora lo importante es sacar al equipo de ahí abajo».

Por su parte, el director deportivo y presidente en funciones del club, Llorenç Serra Ferrer, dio por cerrada la plantilla y destacó el compromiso de los jugadores y el esfuerzo económico que ambos han tenido que realizar para jugar en el Mallorca.