Joaquín Caparrós, técnico del Mallorca, da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento reciente. | Jaume Morey

4

Joaquín Caparrós no quiso valorar la convulsión institucional ni la delicada situación por la que atraviesa Llorenç Serra Ferrer. El preparador del Mallorca apeló a la importancia del encuentro de esta noche ante el Atlético para aparcar cualquier cuestión que no estuviera relacionada con el choque porque «estamos en la cuenta atrás» y hay que tener «todos los sentidos» en el partido. También aprovechó la comparecencia para elogiar a su rival y a Simeone, un entrenador que «me gusta mucho porque dice las cosas claras».

El utrerano aplazó cualquier análisis sobre el caso Serra, que se encuentra en su momento más delicado desde que se hiciera con el control de la entidad balear hace dos años y medio: «¿Serra? Ahí no llego. Bastante tengo con lo mío. El equipo está unido, consciente de la importancia que tienen ahora todos los partidos. Quizás en otro momento sí pueda hablar de este tema, pero ahora no. Es un momento en el que ya no hay vuelta atrás y debemos estar centrados única y exclusivamente en este apartado. Todos los equipos se están reforzando y apretando».

Joaquín Caparrós se congratuló por la convocatoria de Alvaro, que regresa a la lista ocho meses después de disputar su último partido. Pero no solo por el regreso del valenciano, sino por el hecho de haber podido elegir y descartar a algún jugador, que en este caso fue el central brasileño Anderson Conceiçao: «Es buena señal que el entrenador tenga que decidir y que no sean los 18 que entren por fuerza mayor. Alvaro está recuperado y tenemos mucha confianza en él», indicó el técnico, para quien la segunda vuelta arranca ya esta noche a pesar de que todavía restan dos partidos para llegar al ecuador de la competición.

«No sabremos nunca si en caso de no haber parado por las vacaciones, hubiéramos mantenido la inercia después de ganar nuestro último partido. Lo importante es que la gente ha reflexionado, hemos reflexionado. Para nosotros la primera vuelta ya ha acabado y empezamos la segunda, aunque aún nos queden dos partidos. Tenemos que ser de nuevo aquel equipo con mentalidad colectiva y ambiciosos que fuimos al final de la pasada temporada. Y que no haya más desgracias».

El entrenador bermellón esparció elogios hacia su rival: «Viene un equipo que personalmente me gusta mucho. Me gusta su mentalidad colectiva y la fuerza mental que tiene. Me encanta su entrenador porque dice las cosas muy claras, que para ganar es necesaria la fuerza mental y colectivamente. No dice que primero sea necesario jugar bien y después hacerse fuerte. Aquí el orden de los factores sí altera el producto. Y a mí me gusta. Es un equipo al que su técnico le ha inculcado ese espíritu del Atlético», subrayó.

Para Capa, otra clave es la unión del sentimiento colchonero. «Ha coordinado muy bien afición, jugadores y técnicos. Es el segundo clasificado y eso ya es mucho. Por ese debemos hacer las cosas muy bien para conseguir un resultado positivo».

El técnico sevillano restó importancia a las bajas de su rival (Miranda, Arda y Falcao) porque «nosotros hemos batido» todos los récords en ese sentido. «La suerte que tienen es que no están solo para un partido. Nuestras cinco o seis bajas han sido para tres y cuatro meses. Al Mallorca no se le puede decir nada de bajas porque hemos competido varias semanas con seis futbolistas menos».

Refuerzos

En cuanto al mercado de invierno, Caparrós señaló que «casi seguro» que habrá refuerzos y no cree que el hecho de fichar ahora jugadores sea por una mala planificación en verano: «Se han caído dos jugadores para seis meses y estamos muy cortos. Teníamos una gran confianza en Uche y en Joao, que comenzó bien la temporada y tardó en recuperarse Alvaro. Estamos cortos y no podemos arriesgarnos, a estas alturas de competición, por si aparece alguna otra lesión. Además, ahora comenzaremos a perder futbolistas por sanción prácticamente todas las semanas».

Aunque no dio ninguna pista en cuanto al once inicial que pondrá en liza, admitió que el cuerpo técnico sí que lo tiene claro: «Nosotros sí, pero después el balón comienza a rodar y todo es más complicado. Lo que tenemos claro es que en esta segunda vuelta hay que hacerse fuerte defensivamente y rebajar el número de goles todo lo que sea posible. El año pasado lo cumplimos y al final tuvimos la recompensa. Ahora hay que lograrlo de nuevo porque si no es difícil».

Finalmente, elogió de nuevo la mentalidad del Atlético: «Un equipo empieza a crecer cuando mentalmente eres fuerte y colectivamente funcionas. Y este es el Atlético. Porque si juegas bien al fútbol pero no ganas y pierdes confianza, no tiene mucho sentido. Nosotros tenemos que ser fuertes mental y colectivamente».