Víctor Casadesús se dispone a quitarse la camiseta para celebrar su gol. | Jose Barcelo

2

Víctor Manuel Casadesús Castaño mantiene su particular idilio con el gol y cuando el algaidi ve puerta, el Mallorca casi siempre alza los brazos. De hecho, el delantero isleño tiene una alianza cuando menos curiosa y que le señalan como un futbolista talismán. Suma 30 goles, repartidos en 27 encuentros, con un balance de 22 victorias, 4 empates y una única derrota. La única vez que el conjunto bermellón perdió con él como goleador fue en la campaña 2006-07 ante el Barça (1-4).

Con el tanto anotado el pasado sábado ante la Real Sociedad, que supuso el triunfo del Mallorca (1-0) que le consolida en la zona Champions de la clasificación, Víctor se consolida en el podio de los elegidos. El delantero criada en Algaida, que estrenó su cuenta goleadora en el presente curso, alcanzó el trigésimo tanto de su carrera en Primera División. Con esa cifra, Casadesús se confirma como el tercer máximo realizador de la historia del Real Mallorca en la máxima categoría. En el horizonte, ya solo aparecen los nombres de Samuel Etoo (54) y Juan Fernando Arango (45).

Víctor, que la pasada campaña fue el mejor realizador del equipo -por primera vez en su carrera- quiere superar incluso los registros firmados entonces, cuando acabó presentando una tarjeta de 9 goles, determinantes para que el bloque bermellón echara el lazo a la salvación cuatro jornadas antes de la conclusión del torneo y luchara por las posiciones de la Europa League hasta el epílogo del campeonato. Sus tantos proporcionaron el triunfo ante Real Sociedad, Racing y Zaragoza -en ambos partidos- y un empate de calidad en Mestalla, entre otros.

La llegada de Joaquín Caparrós supuso un giro radical en su trayectoria. Aunque al técnico utrerano le costó entregarle los galones de titular -jugó de inicio en su debut, pero después se pasó varios partidos en la suplencia- Víctor se ganó una plaza en el once con dos goles consecutivos -en Granada y uno clave para el triunfo en casa ante el Racing de Santander- que le permitieron situarse como la principal referencia ofensiva del conjunto bermellón.

Ya no se movió del once, una confianza que le ha permitido afinar su puntería y pulir el principal argumento en el que se apoyaban sus detractores: la definición.

Un veterano

En plena madurez futbolística -tiene 27 años- y con nueve temporadas ya en la élite a sus espaldas -se estrenó con Cúper en el banquillo en la temporada 2004-05- el delantero mallorquín ya ha rebasado en la lista de artilleros a Aduriz, Magdaleno, Albert Luque, Ariel Ibagaza, Pierre Webó o Dani Güiza.

Después de iniciar la Liga con dos jornadas de sequía -Hemed había anotado los tres goles isleños hasta el pasado sábado- Víctor se reencontró el sábado con el gol para rubricar una victoria que situaba al Mallorca como líder provisional del campeonato. Esa plaza fue arrebatada ayer por el Barça, aunque se mantiene en la zona noble, en la segunda posición, empatado a puntos con Málaga y Rayo Vallecano. Ahora llega un parón para disfrutar.