Llorenç Serra Ferrer y Jaume Cladera, ayer, en el palco del estadio El Molínón antes de iniciarse el partido.

16

El presidente del Real Mallorca Jaume Cladera y el vicepresidente Llorenç Serra Ferrer aseguraron ayer, mediante un comunicado emitido anoche por el club balear, que se deshicieron de un 15% de sus acciones «por contrato». De esta forma, la actual propiedad de la entidad balear, confirmando la noticia publicada el pasado martes por Ultima Hora reconoce su papel de testaferros de Esfinge Veinte S.L., la financiera madrileña que en diciembre de 2010 costeó la compra de ese paquete accionarial que tanto Jaume Cladera como Serra Ferrer se habían comprometido a adquirir con el expropietario Mateu Alemany.

El acuerdo se subscribió entre Llorenç Serra Ferrer, Jaume Cladera y Pedro Terrasa Sánchez (como administrador de Luz&Sol 2009 S.L.) y Esfinge Veinte S.L.. El proceso, según relata el primer punto del comunicado, se abrió a «instancias de Mateu Alemany Font y Pedro Terrasa Sánchez» que «sugirieron la posibilidad de realizar la referida ventea entre las partes» de cara a poder hacer efectiva la «compra completa del paquete accionarial del 98% de Mateu Alemany».

En el segundo punto, la entidad especifica que la actual propiedad «estaba obligada» a devolver las acciones: «Los firmantes de este acuerdo se obligaron a vender las acciones a Esfinge y se obligaban a llevar a cabo la entrega de las acciones dentro del mes de enero del año 2012».

En el comunicado se incluyen las cláusulas para detallar ese punto de «obligado cumplimiento». Los «antecitados propietarios» obligar a vender a la compañía «Esfinge Veinte S.L.» y ésta a comprar las acciones objeto del presente documento. «La promesa de compraventa deberá llevarse a efecto con la entrega de las acciones dentro del mes de enero de 2012». La actual propiedad mallorquinista justifica el silencio y por qué no emitieron ningún comunicado para hacer pública esta maniobra en el órgano de gobierno: «Al no verse afectado el día a día del consejo de administración por este cambio accionarial, las partes mostraron su voluntad de no emitir ningún comunicado al respecto».

Asimismo, aclaran que Serra Ferrer, Utz Claassen, Gabriel Cerdà y Miquel Coca «acordaron y firmaron en octubre de 2010 un acuerdo de sindicación de acciones en el que los cuatro mencionados manifiestan conocer los acuerdos de sindicación con Esfinge Veinte S.L.».

En el quinto punto, la entidad transmite que «se ha actuado en todo momento conforme a los acuerdos suscritos» y confirma «nuestra voluntad de no emitir comunicados oficiales sobre temas institucionales el día previo a un partido» y reiterar «nuestro máximo respeto hacia nuestro entrenador y jugadores».

Acuerdo

En el séptimo punto, Llorenç Serra Ferrer y Jaume Cladera -que actuaron en nombre propio en la compraventa de acciones a Esfinge Veinte S.L.- «han respetado un acuerdo de cambio accionarial firmado en diciembre de 2010 y así lo han notificado para su inscripción en el Libro de Registro de Socios».

Finalmente, y a pesar de que con esta devolución de las acciones han perdido una cuota notable de peso específico dentro del consejo -el grupo de Serra apenas controla ahora un 52%- la nota finaliza con «nuestra voluntad de continuar involucrados en este proyecto de futuro»...