Iván Ramis, a la derecha, ayuda a incorporarse a Pep Lluís Martí con la colaboración de Fernando Tissone. | J. TORRES

0

Los futbolistas del Mallorca quieren más. La goleada del pasado domingo frente al Villarreal (4-0) ha espoleado a la plantilla isleña, que ahora se ve con fuerzas de propinarle un golpe de efecto al vagón de cola de la clasificación. Sin embargo, eso requiere conectar dos victorias consecutivas, algo que el equipo ha sido incapaz de hacer desde enero de 2011. «Necesitamos ganar para dar un golpe a la clasificación», subraya Iván Ramis. «Sería importante hacerlo porque es un rival de la zona baja como nosotros. Y al estar igualados a puntos sería vital conseguir dos victorias seguidas para coger distancia con la parte de abajo». Cuestionado acerca de los efectos que puede tener la goleada en la Copa del Rey en enero (6-1), el defensa cree que no influirá demasiado. «Ese encuentro es pasado. Queremos tener nuestra portería a cero e intentar marcar, aunque lo importante es la victoria o no perder», resaltaba el mallorquín.

El central de sa Pobla considera que el Mallorca se ha levantado gracias, sobre todo, a la buena sintonía del grupo. «Tenemos un vestuario espectacular, todos nos llevamos muy bien y no hay grupos, somos una piña. Y no sólo por éste partido. Ante el Villarreal dimos el cien por cien porque las líneas estuvieron muy juntas. Hicimos grandes goles y sobre todo hemos mejorado muchísimo a balón parado. Intentamos ponérselo difícil al míster en los entrenamientos para que sepa que lo damos todo y el problema lo tiene él para afrontar el partido más competitivo posible».

Mientras tanto, el plantel, que ayer se ejercitó en doble sesión, seguirá preparando hoy la próxima jornada y Caparrós podría ofrecer ya alguna pista sobre quién ocupará el lateral derecho tras el regreso de Chico. Los que no entrenaron ayer fueron Pep Lluís Martí, Martí Crespí y Joao Victor. Los dos primeros arrastran molestias musculares y el brasileño sufre problemas lumbares.