Pierre Webó, ayer, a su llegada al aeropuerto de Son Sant Joan.

5

El 'caso Webó' rodará hoy uno de sus episodios fundamentales. El camerunés, que regresó ayer a Palma junto al resto de la plantilla del Mallorca, ha sido citado a primera hora de la mañana en las oficinas de Son Moix para reunirse con Llorenç Serra Ferrer, Jaume Cladera y Miquel Coca y exponer su versión del supuesto plante que protagonizó el miércoles, al negarse a participar en el primer partido amistoso de la pretemporada. El futbolista, que desmiente su indisciplina, tratará de justificar su postura antes de que el club decida qué tipo de sanción le aplica mientras trata de desbloquear una situación que podría poner en peligro la armonía del vestuario bermellón en una fase decisiva.

Webó, que sigue guardando silencio a la espera de acontecimientos, ya ha recordado en varias ocasiones que en el caso de no renovar con el Mallorca (acaba contrato en 2012) estaría interesado en abandonar Son Moix. El africano continúa estando molesto por el trato que ha recibido del club en las últimas temporadas y tanto él como su agente han decidido ir un poco más allá este verano. El gran objetivo es obtener una rescisión para negociar su futuro con libertad y aunque la propiedad rojilla es partidaria de facilitar su salida, no parece dispuesta a abrirle la puerta sin recibir ninguna compensación.

Explicaciones

«Espero que esta situación se arregle cuanto antes por el bien del club, que está por encima de todos nosotros, dirigentes o jugadores», reconocía ayer el propio Serra Ferrer. «Ahora es el momento de escuchar a Pierre, que mañana (hoy) venga y nos diga si mantiene su postura y hablar con Laudrup. Después, la asesoría jurídica tomará la determinación», apuntaba el máximo accionista del club balear.

Serra continuaba apuntando que «está claro que se trata de una situación que ellos quieren que se resuelva. Pero desgraciadamente estamos intervenidos, no es suficiente con decir una cosa u otra. Los administradores concursales también tienen algo que decir en este tema. Si no se quiere aceptar la realidad, siempre se puede distorsionar cualquier opinión o interpretación», sentenciaba.

Para el vicepresidente de la entidad rojilla la salida al conflicto no pasa en ningún caso por rescindir el contrato de Webó: «Espero que se arregle, es mi voluntad y se lo dije a él. Quiero colaborar, pero no tenemos todo el peso de la decisión. Si cree que la solución es la carta de libertad, es un poco difícil», insistía.

Serra abundaba en sus explicaciones detallando que «desde que llegamos hace un año hemos pagado al cien por cien lo que dicen los contratos de todos, el de Pierre también. Si la situación viene de antes, no podemos ser responsables. Si le añadimos que estamos en concurso, aún hay que ir más precavidos y ser más serios y rigurosos con lo que nos exigen». Asimismo, el propietario del club entiende que a partir de ahora sólo hay tres salidas posibles: «Uno que lleguemos a un acuerdo en el que estemos contentos los dos. Otro en el que esté contenta sólo una parte o bien que acabemos descontentos los dos».