Martí, Nunes y Víctor, durante el entrenamiento de ayer. | Monserrat

9

La afición del Real Mallorca se está volcando y de qué manera con su equipo con vistas al partido de este próximo domingo ante el Villarreal. El precio de 3.000 entradas que decidió poner a la venta entre 3 y 5 euros para que lo socios puedan tener acceso a ellas e ir acompañados al campo ha gozado de una gran aceptación y ayer ya se agotaron las correspondientes al fondo norte. La Federació de Penyes ha logrado trasladar a la afición la trascendencia del choque dominical y la iniciativa del club ha gozado de una gran acogida.


Incluso algunos jugadores del primer equipo empiezan a captar el mensaje que lanza la hinchada esta semana y toman conciencia de que es necesario afrontar el choque contra los de Castellón como si de una final se tratara.
Hay dos motivos fundamentales para que el partido sea tomado con máximo rigor: de una parte porque los puntos garantizan totalmente la permanencia y de otra la necesidad de ganar a uno de los clubes que ha humillado con más fuerza al Mallorca en toda su historia. Su comportamiento y sobre todo su denuncia ante la UEFA impidió a los baleares jugar en Europa y los levantinos se hicieron a través de los despachos con una plaza que no habían ganando en el campo.


El deseo de los socios


El vestuario no tiene en excesiva consideración este aspecto, pero ayer uno de los jugadores con más peso en la caseta como Pierre Webó, reconoció ser consciente del deseo de la afición. «Son tres puntos que para nuestra afición son más que tres puntos, si hay a un rival al que le tiene ganas nuestra gente, el Villarreal está entre ellos».


Y es que tras las declaraciones meramente de trámite de hombres como Lux, Nunes o Iván Ramis, sin contar lo dicho por Pereira, que por no saber no sabía ni el día en que se jugaba el partido, ayer escuchar a Webó reconfortó a una afición que quiere, como mínimo, que sus futbolistas salgan totalmente enchufados al partido. «Tenemos todavía en la mente lo que pasó el verano pasado, nos dolió en su momento lo que pasó y nos sigue doliendo, porque teníamos derecho a jugar esta competición [la Europa League], porque un grupo de jugadores que había luchado todo el año había llegado un momento en el que podíamos disfrutar de esta competición. Y la afición ya ni te digo...poder viajar por Europa. La entidad misma tenía ganas de jugarla. La manera en la que nos lo quitaron nos dolió mucho, y sobre todo porque se metió por medio el Villarreal», reflexionó el internacional por Camerún.


Nsue, en el programa A contracop de IB3 Radio, se alegró de la eliminación a manos del Oporto: «Es mejor que el Opotrto le haya dejado fuera de la final», apuntó.