CORUÑA. FUTBOL. PARTIDO DE COPA DEL REY EN RIAZOR ENTRE EL DEPORTIVO LA CORUÑA Y EL REAL MALLORCA, (1-1). | Efe

2

El fútbol y el Real Mallorca está lleno de misterios sin resolver, auténticos expedientes X. Sergio Ballesteros, ex jugador del equipo balear y que volverá a Son Moix con el Levante, recordó uno de esos episodios. Al témino de la temporada 07/08, cuando regresó de vacaciones, fue apartado del equipo por Manzano. Dos años después el defensa habló de su adiós en declaraciones a Onda Cero Radio en Mallorca y explicó que no podía entrar en detalles «porque alguien podría denunciarme».

Sergio desveló que en un momento dado, al término de la que fue su última temporada «sucedían cosas», pero ¿qué cosas? Así lo explicó. «En esas últimas semanas venían sucediendo cosas, no fue sólo en la última jornada de Liga y yo era el capitán y me senté varias veces con él -refiriéndose a Manzano- y le dije las cosas como creo que son y defendiendo a la plantilla. Pensaba que seríamos un grupo que íbamos a estar todos como una piña y sin embargo, en el momento en que decide apartarme nadie da la cara», comentó.

Detalles

Preguntado por lo que sucedió y si podía entrar en detalles de la gravedad del asunto que trató con la plantilla y con Manzano en especial, Ballesteros dijo: «No puedo acusar a nadie de algo que no puedo probar porque corro el riesgo de que me denuncien. El Mallorca sabe perfectamente cómo se actúa», manifestó. Cabe recordar que esa temporada a la que se refiere Ballesteros, al final de la campaña 07/08, el Mallorca se enfrentaba al Zaragoza, que se jugaba el descenso en la última jornada.

«Lo que ocurrió fue muy grave, pero todo son conversaciones privadas que no puedo demostrar. Está claro que es algo muy grave y yo como capitán defendí a toda la plantilla, puse la cara y me sacrificaron», relató Ballesteros. «Es algo que pasó en la última jornada, pero ya sucedían cosas en las últimas semanas», dijo Sergio sin entrar en más detalles. «En el vestuario sabían qué había pasado, todos los sabían y tanto a mí como a Molinero y Jordi López nos apartaron, nadie dio la cara, es como si quisieran taparlo rápido para que no huela mucho y se acabe pronto», relataba. Sobre la relación con la que fueron sus compañeros dijo que «cada uno tiene su personalidad, en ese momento ninguno dio la cara como yo la di por ellos. En el vestuario se supo qué es lo que pasaba, todos los sabían. Estaban intentando ensuciar la imagen del Mallorca dese fuera y dije que eso no se hace, empezamos a hacer llamadas para salvaguardar la imagen del club y me sentía responsable de no dejar pasar más», explicó. Ayer Ballesteros abrió de nuevo la caja de los truenos. ¿Qué sucedió a finales de la temporada 07/08? De momento es un misterio sin resolver, un auténtico expediente X.