Emilio Nsue, Sergi Enrich e Iván Ramis celebran un gol en el último amistoso de verano que jugó el Mallorca esta temporada ante el Atlético. | Monserrat

4

El Real Mallorca afronta hoy el último ensayo de la temporada y lo hace ante un rival siempre incómodo como el CD Tenerife. Michael Laudrup deseaba afronta este encuentro con la totalidad de la plantilla con la que va a contar la próxima temporada, pero el danés sabe que esto en fútbol hoy por hoy es inviable y por lo tanto jugará contra el equipo canario con el objetivo de seguir puliendo detalles a la espera de que esta semana se pueda dar carpetazo a la planificación deportiva.
Son muchos los problemas con los que se ha ido encontrando el Mallorca durante este verano y la situación de concurso obliga forzosamente a dejar salir antes que a dejar entrar. Es cierto que Serra ha hecho un buen trabajo desprendiéndose de futbolistas que no entran en el proyecto o cuyas fichas son inasumibles, pero todavía resta trabajo por hacer y de ahí que no pueda concretar ninguno de los tres refuerzos que necesita el entrenador para dar por cerrado el grupo.
Opciones
Viaja Laudrup sin el delantero que cubra la vacante de Aduriz, pero al menos completa el plantel con dos brasileños a prueba, uno de ellos es un lateral derecho, Edson Ramos, al que Serra conoce de su paso por el AEK y otro Joao Víctor, un pivote defensivo. A falta de más opciones los dos o al menos uno todo indica que va a ser jugador del primer equipo en breve. De momento viajan al que va a ser último ensayo general de la pretemporada.
Este año al menos se ha podido trabajar sin los agobios del pasado cuando se desconocía quién era el propietario, por cuánto tiempo y en qué circunstancias. Durante este periodo estival se ha conocido con relativa prontitud quién es que manda, pero la situación diferencial en la que está inmerso el Mallorca ha hecho que se desencadenasen otra multitud de incógnitas que a día de hoy siguen en el aire.
Económicamente hay muy poco margen de maniobra, casi es nulo y esto lo marca inicialmente todo y el vestuario no se escapa de ello. Por esto el partido de esta noche (22:00 horas, IB3 TV) toma una importancia especial. El equipo balear quiere dejar buenas sensaciones, sobre todo porque será fundamental dar imagen de solidez en la semana previa al inicio de la temporada de Liga.
El Ciutat de Palma, un examen que siempre valoran los aficionados, se aprobó con nota, pese a que el marcador de tres a cero llegó a convertirse en tres a dos y ahora llega el momento de pulsar definitivamente el estado de ánimo del grupo que dirige Michael Laudrup.

No podrá repetir once, pero previsiblemente el entrenador volverá a poner al mejor equipo de inicio donde no faltarán Aouate, De Guzán, Ramis, Martí O Nsue. Castro y Nunes no viajan y el danés podrá ver las evoluciones de los brasileños Edson Ramos y Joao Víctor.

Laudrup no está "impaciente" por la ausencia de fichajes

La previa del encuentro ante el Tenerife sirvió de nuevo para interrogar a Michael Laudrup sobre el estado de su plantilla y la posibilidad de que lleguen nuevos referzos. Ayer el técnico confirmó que tiene a dos nuevos jugadores en su plantel, el lateral derecho Edson Ramos y el pivote defensivo Joao Víctor. Ambos son apuestas personales de Serra y previsiblemente quedarán en el Mallorca, pero el danés sigue esperando más.
Teniendo en cuenta esta situación, y viendo como el club bermellón sólo ha podido consumar un fichaje en lo que va de verano, Laudrup tendría motivos razonables para estar preocupado. Sin embargo, el técnico se mostró ayer muy confiado y tranquilo en la rueda de prensa previa al choque. «No estoy nada impaciente, mi mente está centrada únicamente en la gente con la que cuento a día de hoy, sinó, me volvería loco», declaró. Eso sí, también quiso dejar claro que eso no significa que esté conforme con lo que tiene y mandó el siguiente mensaje a la directiva de club: «Un entrenador siempre quiere mejorar su plantilla, conformarse no existe en el fútbol»
El danés no quiso hacer sonar las alarmas y respondió con un rotundo «¡claro!» al ser cuestionado sobre si la plantilla actual era suficiente para mantenerse en Primera.


Optimista
El preparador bermellón también aprovechó su comparecencia para mandar un mensaje de optimismo a la afición, que ve como la salida de hombres tan importantes como Borja, Aduriz o Mario han tenido como única respuesta hasta ahora la llegada de Jonathan De Guzman. «No vamos a cambiar la estructura del fútbol. En los últimos años la falta de dinero ha hecho que los cambios en casi todos los clubes se produzcan en los últimos días del mercado. Sin ir más lejos, cuando entrenaba al Getafe, jugadores tan importantes como Granero y De la Red llegaron al equipo después de haber disputado la primera jornada», comentó.
Laudrup quiere contar con una plantel formado por 20 jugadores de campo y dos o tres porteros para afrontar con garantías el nuevo curso. «Mi ideal sería contar con dos jugadores de campo para cada una de las posiciones, y luego tener dos o tres porteros». Echando un vistazo a la plantilla del conjunto isleño a día de hoy, encontramos rápidamente una posición que no cumple con los requisitos demandados por el técnico danés: el lateral derecho. Pau Cendrós no cuenta con ningún compañero que le haga competencia, así que de momento, tiene la titularidad asegurada. Cuando se le planteó esta teoría, Laudrup fue consciso y no quiso dar nombres de futuribles, pero se hizo entender: «No quiero hablar sobre gente que no está aquí, pero ya he dicho que quiero a dos jugadores por puesto, creo que con esto dejo clara mi postura». Ahora confirmará si Edson Ramos es este hombre.
Sobre el choque de esta noche en Tenerife, Laudrup piensa que es una gran oportunidad para que su Mallorca se pruebe en unas circunstancias que le pueden ser familiares a lo largo de la temporada. «Este partido, ante un rival de buen nivel, en su estadio y con mucho ambiente en las gradas, nos viene muy bien para prepararnos para futuros partidos como son las primeras visitas que tenemos en la Liga», precisó.