Los jugadores del Palma Futsal posan en Son Moix en el último entrenamiento antes de enfrentarse al Movistar Inter. | Palma Futsal

0

Son Moix alumbra hoy (12:00) uno de los partidos más grandes del planeta fútbol sala. El Palma Futsal recibe al Movistar Inter con la ambición de anotarse una victoria de prestigio que reconduzca su situación tras dos derrotas y una semana convulsa y le cargue de moral de cara a la Copa de España.

Después de enlazar dos tropiezos y completar una irregular trayectoria en los últimos meses de competición, el conjunto de Antonio Vadillo desafía al vigente campeón, que, además, será su rival en la Copa de España que se disputará a partir del 28 de marzo en Valencia. Un partido ante el mejor equipo del mundo en el que los de Ciutat tienen la oportunidad de redimirse.

Es el momento de que el 40 por 20 y el balón acaparen los focos y que los protagonistas hablen sobre el parquet tras el cruce de declaraciones ante los micrófonos que ha agitado las horas previas a un choque marcado en rojo en la agenda. La réplica al mensaje de exigencia del director deportivo de la entidad, José Tirado, tiene hora y su espacio en Son Moix, donde se espera otro lleno para generar el ambiente de las grandes ocasiones.

Antonio Vadillo cuenta con una baja muy sensible de cara al partido, ya que no podrá contar con uno de sus pilares, Joao Batista, que se lesionó durante un entrenamiento y estará varias semanas alejado de las pistas. El preparador jerezano podrá contar finalmente con Carlos Barrón tras superar sus problemas físicos, aunque todo apunta que la responsabilidad de la portería recaerá en Nico Sarmiento.

Noticias relacionadas

Después de su última derrota en el Palau ante un rival directo como Osasuna Magna y el tropiezo el pasado fin de semana ante un Valdepeñas que trata de huir del descenso, el Palma Futsal necesita un paso al frente que le mantenga en la carrera por la cuarta plaza. El descenso en las prestaciones de los isleños desde el pasado mes de diciembre necesita un cambio de dinámica y el partido ante el Movistar Inter representa un gran aliciente para invertir la tendencia y volver a cotizar al alza.

El precedente de la primera vuelta (4-5) deja constancia de que el Palma Futsal tiene un plan y el potencial en su plantilla para sorprender al Movistar Inter. Más allá de rozar la excelencia en defensa y mantener el mayor nivel de concentración posible, la gran batalla será por la posesión. Una de las premisas básicas que ha trazado Vadillo en su pizarra es quitarle la pelota al conjunto madrileño, que es posiblemente el grande que más sufre si no disfruta de la posesión. Es una empresa complicada, pero es el mensaje de ambición y descaro que tradicionalmente ha sido la esencia del equipo.

El encuentro no sólo supone los tres puntos en liza y un notable impulso moral, sino que también se convierte en la antesala del duelo copero para el que ambos contendientes quieren llegar con las buenas sensaciones de una victoria sobre el rival. El ganador lanzará una mensaje aunque sea en otra competición puede tener un efecto en lo que suceda en la capital del Turia.

Son muchos y variados los jugadores sobre los que extremar la vigilancia en el Movistar Inter. A la cabeza de todos está el mejor jugador del mundo, Ricardinho, cuya capacidad de desequilibrio está fuera de duda, aunque si el internacional luso no tiene su día, Jesús Velasco dispone de un amplio abanico de internacionales para marcar las diferencias.

La progresión de Gadeia, la pegada de Humberto, el oficio de Rafael o la jerarquía de Ortiz son algunos de los argumentos destacados del dominador de la liga. A todo esto hay que añadirle la profundidad de una gran plantilla que provoca que el equipo apenas se resienta cuando se realizan rotaciones.

Los madrileños, que no contarán en el Palau d’Esports de Son Moix ni con Borja ni con Elisandro, no pueden permitirse un resultado que no sea la victoria si quieren aprovechar el duelo entre el líder, el Barcelona, y el segundo clasificado, ElPozo. A Movistar Inter no le queda otra que hacerse con los tres puntos para recortar distancias con el conjunto murciano y no dar prácticamente por perdida la lucha por la primera plaza.