La deportista Ursula Pueyo, junto a la placa de la vía que lleva su nombre. | Redacción Digital

0

La trascendencia del deporte en todos los ámbitos de la sociedad, y el peso y relevancia de sus protagonistas, ha llevado a inmortalizar sus figuras en forma de diferentes maneras de reconocimiento. Raro es el polideportivo o campo de fútbol al que no da nombre un ilustre campeón o personalidad deportiva del municipio en cuestión, pero en los últimos tiempos, los nombres de figuras vinculadas a este universo han invadido el mapa urbano y, especialmente, el callejero de nuestra Isla, especialmente en la capital, Palma.

Aunque siguen siendo pocos en consonancia con la gran cantidad de destacados deportistas que ha dado Mallorca, cada vez resulta menos chocante encontrar calles en diferentes localidades de la Isla a las que da nombre un relevante deportista. Algo que, tiempo atrás, resultaba extraño o curioso, o que se limitaba a esos recintos polideportivos como tributo a sus trayectorias. Pero no todo pasa por personalizar el nombre de una calle en un o una deportista. Un caso singular es el de Llucmajor, que cuenta en su mapa urbano con el Carrer de l’Esport. Una denominación genérica y global en la vía que conduce a la principal instalación deportiva de la ciudad.

Pero quien abrió el camino fue, sin duda, un pionero en todos los aspectos y una leyenda viva del deporte universal. Guillem Timoner cuenta con una calle en su Felanitx natal desde hace más de seis décadas -se inauguró en 1960-, siendo el exponente de un deporte, el ciclismo, con varios puntos de encuentro en el callejero mallorquín. Lloret de Vistalegre, Muro, Santa María o Son Sardina cuentan con vía dedicadas a sus más laureados corrredores: Josep Nicolau, Bernat Capó, Antoni Gelabert y Miquel Bover, respectivamente. A modo anecdótico, destacar que Joan Llaneras también tiene una calle dedicada a su figura, aunque en la localidad de Montagut (Girona), en la que residió durante buena parte de su etapa como profesional.

Montaje con diferentes calles de deportistas
Montaje con diferentes calles de deportistas.

Pero la trascendencia de la edad dorada del ciclismo se traslada a otra modalidad que bañó en gloria a Mallorca. Es el caso de la pesca submarina. Y dos de sus grandes mitos cuentan con una calle que les inmortaliza. El gran Pep Amengual la posee en la barriada de es Molinar y Joan Gomis, el primer campeón mundial individual isleño, la posee en Porto Cristo.

En un rincón de la Platja de Palma, se guarda un espacio para poner en valor la trayectoria del ajedrecista Arturo Pomar, el primer Gran Maestro Internacional español, de la misma manera que, en las proximidades de Porto Pi, una empinada y escalonada vía recuerda a la primera mujer mallorquina campeona de España: la nadadora Carme Guàrdia. Un pionero de la vela cuenta con su espacio en la barriada palmesana de Son Flo, donde las placas de la calle Josep Estela recuerdan su vida en el mar.

El mundo del fútbol también deja su huella en el callejero deportivo isleño de la mano de Adolfo Vázquez Humasqué, fundador y primer presidente del Alfonso XIII, el actual Real Mallorca, que acompaña en su día a día al polideportivo Rudy Fernández de Génova.

La cuota del baloncesto está presente en la figura del recordado Padre (Enric) Ventura, cuya calle une los dos puntos de encuentro del Patronato, desde el Nou Llevant a las proximidades de las Avingudes. Joan Nicolau, fundador del CB Molinar y del Alcázar, posee un lugar en homenaje a su aportación a la barriada de Ciutat y, en Manacor, Manuel Morales, promotor en la capital del Llevant, también es recordado con una vía con su nombre.

El componente emotivo lo pone un punto que recuerda para la posteridad a un piloto de moticiclismo cuyo carisma sigue muy presente cinco años y medio después de su pérdida. La calle Lluís Salom destila respeto y sentimiento hacia una figura que dejó enorme huella, como lo hizo en Santa María un polifacético y muy recordado luchador y primer boxeador olímpico balear. En las afueras, una larga vía deja para la posteridad el legado de Jaume Oliver Frontera, ‘Jim’ Oliver.

De las últimas figuras en recibir este homenaje, de las pocas que lo puede exhibir en vida, ha sido la esquiadora paralímpica Úrsula Pueyo, a la que Esporles brindó una calle con su nombre, un reconocimiento más especial al ser de índole popular para una deportista que ha roto barreras y fue abanderada española en los Juegos de invierno de Vancouver 2010.

En paralelo a los grandes protagonistas del deporte, otras figuras vinculadas a este sector también se integran en este selecto club, caso de Gabriel Font Martorell, quien fuera presidente de la Federació Balear de Periodistes Esportius y cronista en medios como Ultima Hora. Fundador, jugador y secretario técnico del Alfonso XIII, creó incluso allí una sección de excursionismo, en Son Cotoner posee una calle, al igual que otro cronista popular en el área deportiva como Gabriel Fuster Mayans ‘Gafim’. Todos ellos forman ya parte, además de la historia, de nuestro día a día y geografía.