Imagen de Marcus Walz junto a su compañero Rodrigo Germade.

0

Este viernes a las 11:51 Marcus Cooper Walz tiene la oportunidad de subirse a un nuevo podio internacional. Un mes después de colgarse la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio, el piragüista del Real Club Náutico Porto Petro se clasificó ayer junto a Rodrigo Germade para la final de K2 500 metros del Mundial que se disputa en Copenhague (Dinamarca), donde pretende iniciar el camino para doblar su apuesta en la Olimpiada.

El mallorquín y el gallego, que fueron segundos en su primera serie, accedieron a la prueba decisiva tras ser terceros en su semifinal con un tiempo 1:31.29 siendo primera la pareja húngara formada por Csaba Erdossy y Balins Kopasz con 1:31.08 y ocupando la segunda posición la dupla letona integrada por Aldis Vilde y Aleksejs Rumjances con un registro de 1:31.01.

Marcus Cooper Walz, que ya cuenta en su palmarés con la medalla de oro mundialista de K2 500 metros conseguida en Racice (República Checa) en 2017 y la plata lograda en Milán en 2015, no es la única baza mallorquina en la jornada dominical del Campeonato del Mundo, ya que también entrará en liza Joan Moreno junto a Antía Jacome en la final del relevo mixto C2 200 metros.

Además de la clasificación de Walz y Germade, la selección española metió otras cuarto embarcaciones más en las finales. Antía Jácome confirmó sus ilusiones al meterse directamente para la final de C1 200, mientras que Tano García y Pablo Martínez fueron primeros en C2 500 y estarán en la gran final, lo mismo que lograron Patricia Coco y María Corbera en C2 200 al ser primeras en su semifinal, Enrique Adán, Carlos Garrote, Juan Oriyes y Cristian Toro en K4 500 tras ser terceros en la semifinal.