Imagen de la presentación realizada este miércoles. | Jaume Morey

0

Más de 100 embarcaciones de 20 países, alrededor de 1.200 regatistas y once categorías de competición son algunos de los datos que marcan una nueva edición de la Copa del Rey-Mapfre, que se ha presentado en el Real Club Náutico de Palma presumiendo de fortaleza tras el año en blanco motivado por la pandemia de coronavirus. La puesta de largo del evento, que se disputará en la bahía de Ciutat entre el 31 de julio y el 7 de agosto, ha remarcado la importancia del regreso al calendario competitivo tanto para los deportistas como para el impulso para la promoción turística y hacia la recuperación económica de la capital balear y de las Islas.

La irrupción de los monotipos J70 y Club Swan 50 son las principales novedades de la regata, que vivirá la segunda edición de la Women's Cup y el regreso de los Maxis como alicientes añadidos. La organización ha subrayado que la prueba vivirá en el mar una cita en las mismas condiciones que la de 2019 previa a la pandemia y las únicas modificaciones se producirán en tierra, donde la prioridad será el cumplimiento de los protocolos sanitarios y el respeto hacia la normativa vigente.

El presidente del Real Club Náutico de Palma, Emérico Fuster, ha insistido en la idea de que la Copa del Rey es "la mejor regata del Mediterráneo" y ha detallado cuatro razones que la convierten en capital. "La Copa será segura, se adaptará a la normativa y ofrecerá una respuesta a la necesidad de los armadores y equipos de volver a disfrutar de la mejor competición tras un año en blanco. Además, tenemos más ganas que nunca de mostrar nuestra responsabilidad de contribuir a la recuperación económica dejando constancia de nuestra función deportiva y social", ha detallado al mismo tiempo que ha cifrado en 18 millones de euros el impacto económico de la prueba.

Ricard Garzó, director territorial de Mapfre en Catalunya y Balears ha expresado el orgullo de la firma por forma parte de la Copa del Rey y ha expresado que la vinculación de la firma responde a que se identifican "en el evento y en el deporte de la vela valores que son muy importantes para nuestra empresa como el esfuerzo, la capacidad de superación, la innovación, el trabajo en equipo o la importancia de la estrategia". "La implicación responde a nuestro compromiso con el deporte y con las Islas, porque estamos volcados con el desarrollo de negocio que estamos viendo en los últimos años", ha indicado Garzó, que aguarda una regata "emocionante y exitosa".

Francesc Antich, responsable de la Autoritat Portuària, ha valorado que la organización ha estado "rápida de reflejos para advertir el nuevo role y situarse en la primera línea de la vuelta a la normalidad" y ha celebrado el respaldo de Mapfre mostrando su "lealtad" con el sector.

El alcalde de Palma, José Hila, por su parte, ha señalado que además de la mejor regata del Mediterráneo es "para nosotros la más importante del mundo". "Es mucho más que una regata, pone Palma en el mapa turístico internacional y, además de una ventana al mundo, es fundamental para una ciudad como la nuestra que mira al mar", ha concluido.