Imagen de la Challenge. | Fernando Fernández

0

La de 2021 no será una Challenge como las demás. La trigésima edición de la prueba ciclista de referencia en Mallorca afronta la nueva realidad bajo la sombra de la pandemia, resistiendo en el calendario tras un cambio forzado de fechas y siguiendo unos estrictos protocolos que marcan el desarollo de una carrera que logró escapar por semanas el pasado año del parón por la COVID-19, pero que este año ha aterrizado de lleno en la remozada dimensión que rodea a la sociedad y al deporte.

Sin público en las salidas y las metas, con llegadas escalonadas y programadas bajo un horario por parte de los equipos y los corredores al control de firmas, sin corte de cinta ni contacto con los seguidores y protegidos por una mascarilla, los ciclistas ruedan ahora en primavera por Mallorca, pero la Challenge queda lejos del calor popular de anteriores ediciones. Hasta el protocolo de entrega de premios ha quedado reducido a la mínima expresión, con la única presencia de los corredores ganadores de los diferentes trofeos y las autoridades o patrocinadores justos y necesarios.

Peguera marcó el punto de partida de la prueba. El Trofeo Calvià (Peguera-Palmanova, 168'5 kilómetros) es la primera pista de pruebas para la organización, que sigue a rajatabla el cumplimiento de la normativa por parte de equipos, prensa y miembros de la organización. Todos los acreditados deben presentar una prueba PCR negativa y el contacto con los corredores se limita a una zona acotada en la salida, aunque en las cunetas será inevitable ver a aficionados que disfrutarán, al aire libre y con distancia, de uno de los principales eventos deportivos que acoge Mallorca a lo largo del año.

Echaron en falta el aplauso y el calor de los suyos Lluís Mas (Movistar), Xavi Cañellas (Gios Kiwi Atlántico) y Mateu Estelrich (Electro Hiper Europa), la armada mallorquina en la Challenge, que tiene su cuartel general en el Aparthotel Alcúdia Garden del Port d'Alcúdia, 'hotel burbuja' de la carrera donde todos los integrantes del gran grupo permanecen aislados del exterior.