Jordi Lladó (RCNP), en plena competición en el Europeo. | RCNP

0

El regatista del Real Club Náutico de Palma Jordi Lladó Durán ratificó su condición de gran valor del deporte balear al conseguir el subcampeonato de Europa absoluto juvenil de la clase Laser Radial y el triunfo en la categoría sub 17. El mallorquín tiene 16 años y acumula un impresionante palmarés de medallas en competiciones nacionales e internacionales en las clases Optimist, Laser 4.7 y Laser Radial.

La competición, que se disputó desde el pasado 29 de junio hasta hoy en el Club Náutico de Kalamaki -ciudad situada al sur de la isla griega de Zakynthos-, contó con 198 participantes de 21 naciones y constó de nueve regatas. Jordi Lladó fue superado en la clasificación general por el francés Sofiane Karim, mientras que la medalla de bronce recayó en el regatista polaco Przemyslaw Machovski, quien además fue subcampeón sub 17.

El mallorquín consiguió dos victorias parciales y dos séptimos puestos en la fase previa, en la que pudo descartarse un decimonoveno puesto como peor resultado. En las tres regatas finales obtuvo un decimosexto, un tercero, otro decimonoveno y un noveno, con lo que terminó el campeonato con 63 puntos, dos por encima del tercer clasificado y a 14 del vencedor.

Aunque muy satisfecho con su triunfo sub 17 y la plata absoluta, Lladó reveló que en la última popa encabezaba la clasificación general absoluta. «Iba en tercera posición de la manga y el francés estaba bastante rezagado, pero se ha producido un role y han cambiado todas las posiciones. Al final he hecho un noveno y he podido amarrar el subcampeonato de la general y ganar el mi categoría», declaró Lladó nada más llegar a tierra, junto a su entrenador en este campeonato, el también 'laserista' Ramiro Foguet.

Todas las regatas se disputaron con viento flojo, siempre por debajo de los 13 nudos. Jordi Lladó se sintió cómodo desde la primera manga. «Empecé muy fuerte y en toda la fase clasificatoria sentí que estaba donde quería en todo momento. Gané dos mangas y llegué a las finales con un descarte bueno, ya que los rivales habían sido bastante irregulares. En el grupo oro la competencia fue muy fuerte», añadió el deportista del RCNP, quien afirma haberse adaptado perfectamente al Laser desde su salida de la clase Optimist. «Es un barco muy físico cuando sopla viento, pero también es un barco muy táctico, que es lo que a mí más me gusta. Yo soy más de usar la cabeza que la fuerza».