Previous Next
0

El fútbol balear homenajeó este lunes a los jugadores, directivos, técnicos, árbitros, directivos, delegados y exfutbolistas que han hecho grande a este deporte en nuestras islas. La Gran Gala 2016 contó con la presencia de Julen Lopetegui. El seleccionador nacional absoluto fue uno de los más requeridos, como también lo fueron los dos jugadores baleares de Primera, Sergi Enrich y Pedro Bigas, que estuvieron en Son Termens para recoger las Botas de Oro 2016 en un acto del que Ultima Hora es parte activa. La FFIB cumple 90 años y en este marco, los primeros compases de la velada fueron para recordar los trofeos que ha ganado la Federació en su reciente historia. Las copas logradas en el año 2000 (alevines); 2001 (Sub 17), 2005 (Sub 18), 2009 (fútbol playa) y 2012 (sub 16) presidieron el escenario que poco a poco se fue poblando de protagonistas ilustres.

Tras rendir tributo a los equipos base que el curso pasado brillaron por su trayectoria, la Federació reconoció al Mallorca B, Ferriolense juvenil y al Porto Cristo femenino por ascender de categoría. Por su trayectoria deportiva, recogieron su trofeo el árbitro Álvaro Varón, por su ascenso a Segunda B, y se premió la trayectoria de los jugadores jóvenes que han logrado la internacionalidad: José Antonio Luna, Joan Sastre, Catalina Thomàs, Alpha Richard y Gemma Arrabal.

El primer golpe emotivo de la jornada llegó con la presencia sobre el escenario de los integrantes de la selección balear que en 1965 logró el subcampeonato de España. Pau Albertí recibió una distinción por su trayectoria profesional que le ha permitido vivir grandes años en el Mallorca y en el Real Madrid.

Miquel Bestard, presidente de la Federació de Futbol de les Illes, homenajeó a personas imprescindibles en el balompié balear: José Fluvià Pío, Jaume Bauçà, Antoni Arabí, Marcos Colomar y Antoni Barceló. Todos ellos han sido técnicos imprescindibles en la historia del fútbol en las Illes.

Los técnicos a nivel nacional tuvieron su espacio con el homenaje a Eduardo Caturla y Ginés Meléndez, presidente del Comité de Entrenadores y de las categorías inferiores de la selección, respectivamente.

La noche siguió avanzando con el homenaje a las leyendas del fútbol balear. Sobre el escenario subieron Miquel Vallespir, ex jugador de ATB y Mallorca, y entre otros, Juan Cifre, (Lleida, Mallorca y ATB), Magí Mir (Mallorca y Albacete); Antoni Pascual, (Rayo, Badía y Manacor); Biel Company (Zaragoza, Manacor y Badía), Miquel Molondro (Mallorca y Poblense), Miguel Parma (ATB, Girona y Constància) y Pedro López Sahuquillo, exjugador de Mallorca, Poblense o Almería. Fue una imagen de muchos quilates. Como la que también protagonizaron Marcos Martín, Javier Olaizola, Trobiani y Óscar Montiel. Todos ellos, entre otros, exjugadores del Mallorca.

El Real Mallorca fue homenajeado por la celebración de su Centenario; Nico Sarmiento, portero del Palma Futsal, por su éxito con la selección argentina, campeón del mundo de fútbol sala y mejor portero del torneo, además de Julen Lopetegui.

Miguelín, jugador de ElPozo Murcia, recogió la insignia de oro de la FFIB. Ni Marco Asensio ni Virgina Torrecilla, por diferentes compromisos, pudieron viajar a la Isla. Mientras, Sergi Enrich y Pedro Bigas recogieron las Botas de Oro y cerraron una velada intensa e inolvidable en Son Termens. Un encuentro en el que Miquel Bestard y su equipo de la FFIB ejercieron de anfitriones, acompañados por la presidenta del Grup Serra, Carmen Serra, y diferentes autoridades, como la consellera de Esports del Govern, Ruth Mateu, junto al director general, Carles Gonyalons.
«La unión se muestra con actos como esta Gala», aseguró en su discurso Bestard, quien recordó que el verdadero patrimonio de la FFIB reside «en las 30.000 licencias de gente que se forma como deportistas y ciudadanos», prosiguió, antes de recibir una cerrada ovación.