La flota sortea el mal tiempo

| | Palma de Mallorca |

Valorar:
preload
La belleza y clase de las embarcaciones participantes en el XX Trofeo Illes Balears Clàssics quedan patentes en las imágenes que dejó el día de ayer.

La belleza y clase de las embarcaciones participantes en el XX Trofeo Illes Balears Clàssics quedan patentes en las imágenes que dejó el día de ayer.

17-08-2014 | MARTÍNEZ STUDIO

La lluvia y el fuerte viento de Gregal se convirtieron en obstáculos añadidos para la flota del XX Trofeo Illes Balears Clàssics de vela, que hoy llega a su fin en el Club de Mar Mallorca, centro de operaciones de estas joyas de la náutica que se exhiben este fin de semana en aguas de la bahía de Palma. Pese a las inclemencias meteorológicas, la competición siguió con su libro de ruta, con una segunda jornada plagada de alicientes en el mar.

Por lo que respecta a las embarcaciones que compiten en la clase de Época Cangreja (hasta 1950), el armador Tim Liesenhoff tiene todo a su favor para revalidar la corona obtenida el pasado año, pues el Marigan (1898), uno de los dos participantes del siglo XIX en liza, finalizó segundo, a escasa distancia en tiempo compensado del Gipsy (1927), ganador de la prueba celebrada ayer.

En lo que a la Época Marconi se refiere (también hasta 1950), el Manitou (1937), otrora embarcación del expresidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy, logró soportar la presión de sus adversarios para seguir al frente de la clasificación general provisional, después de ser segundo, por detrás del Enterprise (1939), que de esta manera conserva sus esperanzas de alzarse con el triunfo final, a falta de apenas una jornada de competición en la bahía de Palma. Apenas un punto les separa por ahora.

Dominio italiano

La categoría de Clásicos (de 1950 a 1975) se ha convertido en un mero monólogo de la Marina Italiana, que ha colocado a sus principales embarcaciones en las posiciones de privilegio. El Stella Polare (1965) de Maurizio Feilippini, se impuso ayer en tiempo real y abrió un notable hueco en compensado sobre el Chaplin (1974), annque el Carpricia (1963) pudo mantener su segundo puesto en la general, por delante del citado Chaplin.

La clase Espíritu de Tradición vuelve a tener un nombre propio. Y es que el Fátima (1970) de Diego Caro sigue al mando de la clasificación general, con tres puntos de margen respecto al ruso Tichiy Don (1981), de Eugeny Panevin. El barco español del Club de Mar Mallorca ha ganado las dos mangas celebradas y ha exhibido un notable poderío competitivo en todas las circunstancias. El Pas Encore de Eduard Salas (2005) completa las plazas de honor con una prueba por delante para el cierre del XX Trofeo Illes Balears Clàssics.

Las seis tripulaciones de la clase Dragón no quedaron exentas de las adversidades climatológicas. El Thalatta sueco de Thomas Tillbert es el líder de la clasificación general, seguido del Rogue, del holandés Rom Loopik, que ayer fue tercero en las dos pruebas, mientras que el Dragonera de Robert Holthuizen completa el podio de una cita que hoy conocerá a sus ganadores y entregará sus trofeos, a las 20 horas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.