Los jugadores del Real Madrid, Cristiano Ronaldo (d) y José Callejón, a la llegada del equipo al hotel de concentración de Granada. | Efe

2

El Real Madrid se enfrenta hoy al Granada (22.00 horas) con la intención de recortar la distancia que le separa de Barça y Atlético de Madrid, mientras que los nazaríes buscan la sorpresa tras reforzar su delantera en el mercado invernal y haber cambiado de entrenador.

Los de Mourinho están cogiendo el ritmo de la temporada pasada. Aunque sea tarde para los blancos, ya que los 15 puntos que los separan del líder hacen prácticamente imposible la remontada, el Madrid tiene que reforzar la imagen ofrecida en los últimos duelos ligueros ante un Granada que llega al partido con muchas novedades. Los andaluces han reforzado su delantera con Nolito y Buonanotte, además de los fichajes de Recio y Aranda.

Los granadinos, que sólo han ganado dos partidos en su estadio en lo que va de temporada y que se encuentran a dos puntos del descenso, vienen de perder ante el Sevilla, lo que le costó el puesto al entrenador Juan Antonio Anquela, que era despedido para dejar su puesto a Lucas Alcaraz.

El nuevo preparador rojiblanco estrenará asiento ante un Madrid que podrá volver a contar con Ramos, además de con Coentrao y Di María. Sin embargo, Cristiano Ronaldo es duda.

Callejón acusa a Messi

José Callejón reconoció ayer en rueda de prensa que Messi llamó «muñeco» de Mourinho al segundo entrenador del conjunto blanco, Aitor Karanka, que escuchó ese apelativo del argentino después del encuentro de Copa que disputó contra el Barcelona.

Callejón criticó la actuación del argentino, que, según informó, esperó a Arbeloa en el aparcamiento para increparle. «Lo de muñeco de Mourinho sí se lo dijo. Lo vi porque venía detrás de él (de Karanka). A lo mejor es normal que haya un momento de calentura y todos decimos cosas de las que nos arrepentimos. Pero que un compañero de profesión espere una hora para increpar a un compañero nuestro con su mujer delante, pues esa situación sobra un poco. A veces ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos», dijo el jugador granadino.