Iniesta se retira del campo lesionado, ayer, durante el partido ante l'Hospitalet. | ALBERT GEA

6

El Valencia y el Barça completaron ayer la nómina de equipos que disputarán los octavos de final de la Copa del Rey al superar con sendas goleadas sus respectivos compromisos con el Cádiz y l'Hospitalet. El equipo de Emery, que había empatado a cero en la ida, impuso su pegada ante el Cádiz (4-0), mientras que los hombres de Guardiola, que encaraban el choque con la renta de 0-1 de la ida, arrollaron a su rival con un recital goleador (9-0).

El Barça no tuvo problemas para imponerse a l'Hospitalet, que ya en la primera mitad encajó cinco goles. Pedro abrió la cuenta goleadora de los culés al transformar un penalti inexistente en el minuto 11. El 1-0 fue un duro golpe para l'Hospitalet, que ya no se levantaría. Iniesta (min. 19), Thiago (min. 22), Xavi (min.35) y Tello (min. 42) colocaron el 5-0 al descanso que hacía prever una goleada de escándalo. El hambre de los más jóvenes propició que los hombres de Guardiola no levantaran el pie del acelerador. Issac Cuenca (min. 48 y min. 80), Thiago (min. 54) y Tello (min. 64) alargaron la fiesta azulgrana, que concluyó con 9-0.

Iniesta, KO

La peor noticia para el Barça fue la lesión de Andrés Iniesta, que tuvo que ser sustituido en el minuto 27. El de Fuentealbilla estará dos semanas de baja por culpa de una rotura del tercio medio del bíceps femoral de la pierna izquierda.

El Valencia accedió a los octavos de la Copa tras vencer en Mestalla a un combativo Cádiz, en un partido que los valencianistas liquidaron antes del descanso con un claro 3-0.

Pese a la amplia derrota, el equipo de Segunda B, que llegaba a Mestalla tras la igualada sin goles de la ida, plantó cara al equipo de Unai Emery inicialmente, pudo adelantarse en el marcador con varias buenas ocasiones de gol, pero la efectividad local de los primeros 45 minutos le condenó.

El Valencia no desaprovechó la oportunidad para adelantarse en el marcador. Un balón aéreo fue aprovechado por Víctor Ruiz para marcar de cabeza. Un error defensivo fue aprovechado por el brasileño Jonas Gonsalves para marcar el segundo antes de la media hora de juego tras un pase de Pablo Hernández desde la banda en una clara falta de coordinación de los defensas del Cádiz. Cuando el partido se acercaba al descanso apareció Soldado para cumplir con su cita con el gol.

Con la eliminatoria clara para el Valencia, el equipo de Unai Emery se dedicó a tocar el balón ante un rival que pagó el esfuerzo físico baldío del primer tiempo. Dentro del trámite en el que se convirtió el partido para el Valencia destacó el cuarto gol de Banega por la calidad en la ejecución.