Un operario limpiando la pista del velódromo. | Pere Bota

24

Los participantes y el público presentes en la jornada inaugural de los Campeonatos de España de ciclismo adaptado, que hoy concluyen junto con el Trofeu Ciutat de Palma (promovidos ambos por la Penya Ciclista Establiments) en el velódromo Palma Arena, se encontraron ayer con una sorpresa. Y es que la lluvia que cayó en la tarde-noche de ayer sobre Ciutat provocó que las goteras hicieran acto de presencia sobre la instalación, cayendo incluso el agua sobre la madera de la pista, lo que provocó que los organizadores tuvieran que emplearse a fondo, con acierto y esmero, para secar la pista y evitar así posibles caídas.

Esta deficiencia se hizo patente en plena competición y no es nueva en el Palma Arena, cuyo velódromo viene sufriendo esas goteras desde su inauguración, una problemática a la que se espera poder poner solución aprovechando el cambio de pista previsto para esta primavera, y para el que desde el Govern se trabaja en colaboración con los arquitectos García-Ruiz y Sander Douma, responsables de la construcción de la instalación. Ayer, incluso se llegó a barajar detener la competición dada la problemática, pero los árbitros, organizadores y corredores optaron por concluir el programa previsto.

Emoción

En lo puramente deportivo, Roberto Alcaide (MC4), Alfonso Cabello (MC5), Pepi Benítez y María Noriega (Damas WB), José Enrique Porto y José Antonio Villanueva (MB) reinaron en los nacionales del kilómetro. Estos últimos repitieron en Velocidad (MB), y en Damas (WB), Ana Belén Miguélez y Natalia Landa brillaron, al igual que Lidia Aguilar y Bárbara Antón, dentro de los tándems.

Ya en 500 metros, Raquel Acinas (Damas WC), dominó, de la misma manera que Juan José Méndez en el kilómetro MC1, Antonio García en MC2 y Amador Granados en MC3.

Hoy se disputará a partir de las 14 horas el III Trofeu Ciutat de Palma de pista para Élites, Sub 23 y Damas, junto con las finales de velocidad por equipos y de persecución en tándem de la clase C. Todo, con el permiso de la lluvia, y un cartel de excepción.