Pedro Martínez de la Rosa, embajador de Santander Select, ayer, en Ciutat.

0

Pedro Martínez de la Rosa no para. Y su última escala fue una tierra a la que está muy ligado. Nieto de mallorquín, con lazos familiares en la isla y habitual de Portocolom, el piloto aprovechó la jornada de ayer en Ciutat para ejercer de embajador de Santander Select, además de comentar con Ultima Hora la actualidad que envuelve al mundo de la Fórmula Uno, su gran pasión. Su vida. El catalán baraja las opciones para retornar a la parrilla en 2011, aunque su labor como piloto probador de Pirelli -neumático oficial del Mundial- «me llena», afirma. «Espero poder seguir en enero, eso me ayuda a seguir en activo y adaptarme a las nuevas gomas. Es un trabajo muy agardecido», explica De la Rosa, que en 2010 compitió durante dos tercios de la campaña en Sauber.

Pero para la próxima temporada no le faltan pretendientes. Hispania se presenta como el más sólido, pero el piloto pone condiciones a su posible llegada a la escudería. «Depende lo que quieran hacer y cuál sea su proyecto deportivo. Cuando lo concreten, tomaré una decisión. Mi única condición es que dispongan de un coche más competitivo que en 2010 y pueda disfrutar», admite el carismático deportista, cuyas reflexiones sobre la F1 encandilaron a los asistentes a su presentación. De la Rosa no esconde que «Red Bull ha sido justo campeón y Vettel también. Fueron el mejor equipo y Sebastian destacó siempre en las clasificatorias. También tuvo su cupo de mala suerte, pero su coche ha sido rápido y la regularidad le ha llevado al título».

Eso sí, De la Rosa intuye que Fernando Alonso «volverá con más fuerza en 2011. Es un luchador nato, pero Ferrari debe darle un coche mejor todavía». Sobre la opción de ver a cuatro españoles en la parrilla (Alonso, Alguersuari, De la Rosa y Soucek), opina que sería «fantástico, pero es complicado entrar, pues necesitas patrocinadores fuertes detrás. Y en ello estamos...», dijo.

Ante la opción del Circuit Illes Balears, Pedro habla de «algo fantástico para Mallorca, que merece un buen circuito. Y su impacto económico sería brutal, pero si se hace una instalación de motor, debe ser de máxima categoría, para Fórmula Uno, Superbikes, MotoGP... La isla es un lugar perfecto, pero hay mucho trabajo por delante», aseveró.