El montañero Carlos Pauner tras su regreso del Annapurna. | Javier Cebollada - EFE - EFE

5

El montañero Carlos Pauner ha declarado hoy, con respecto a las críticas que ha sufrido él mismo y Juanito Oiarzábal, por la muerte de Tolo Calafat en el Annapurna, que había mucha gente que «les tenían ganas» a ambos.

«A Juanito hay gente que le tenía ganas, al igual que a Tolo en Mallorca. En el momento que en este país asomas la cabeza el resto se dedica a intentar cortarla. Es algo muy español», ha manifestado.

El escalador ha indicado que muchas declaraciones de las que se han dado estos días están fundadas probablemente en la envidia que mucha gente del entorno de Tolo le tenía.

«Muchos de los comentarios que se han realizado desde Mallorca han sido intencionados y realizados por montañeros de medio pelo, envidiosos de la situación que tenía Tolo, que estaba consiguiendo destacar, y que al final arremeten sin tener en cuenta ni saber absolutamente nada», ha destacado.

«La ignorancia es muy atrevida pero cuando además de ignorante se es tonto es tremendamente peligroso», ha comentado Pauner, quien ha añadido: «cuando se tiene la verdad en la mano todos estos alpinistas de salón y de medio pelo pueden decir lo que les de la gana».

El montañero de Jaca (Huesca) ha defendido a su compañero de expedición Oiarzábal explicando que a veces se calienta mucho y que también es fácil calentarle y sacarle lo que no quiere decir.

«Juanito arremetió contra la coreana (Miss Oh) sin tener que hacerlo y ésta hizo lo que tenía que hacer, subir su montaña y salvar a su gente y luego se le pidió que fuese más allá y no quiso, lo que es absolutamente normal», ha añadido.

Pauner ha dicho no tener nada contra ella, que el asunto de las cuerdas que desaparecieron es anecdótico y una tontería y que simplemente el Annapurna, en una temporada en que ha estado con mucha gente, se ha cobrado una víctima, que es muy poco para lo que suele ser habitual.

«Juanito no se gana las amistades de las personas, primero porque su discurso es normalmente a la defensiva y desde el fondo que tiene de lo buena persona, de lo buen compañero y de lo fuerte que es sus relaciones con los medios no son buenas porque no domina el don de la palabra ni las relaciones con los medios en general», ha comentado.

Pauner ha señalado que hay veces que Juanito se ve envuelto en declaraciones que ni él mismo busca: «se ve en las declaraciones del otro día cuando dijo que nuestra relación no era de amistad sino profesional. Juanito no quería decir eso. Se lo pusieron delante y entró al trapo. Al rato siguiente estaba llamando diciendo que teníamos que vernos».

El montañero aragonés ha indicado que Juanito quiere decir una cosa y le sacan otra y que es un gran alpinista pero no pasará a la historia por ser un gran orador.

También ha señalado que posiblemente este fin de semana irá, junto a Oiarzábal, a Mallorca para hablar con la familia de Tolo para darle los efectos personales del escalador y contarle todo «con ojos y caras»