Imagen de Paula Barceló y Támara Echegoyen durante una regata. | Sailing Energy

0

Este lunes llega el día más esperado. Años de trabajo y sacrificios se plasmarán en unos minutos en el campo de regatas de Enoshima. Allí navegan los sueños olímpicos de Paula Barceló, que 25 años después (justo su edad) puede devolver a la vela balear al podio en unos Juegos tras aquel oro de Pepote Ballester en Atlanta 96.

La emoción está servida en una Medal Race de 49erFX en la que Barceló, junto la gallega Támara Echegoyen, buscará una remontada épica para unir su nombre al de las grandes leyendas.

La primera regatista olímpica balear de la historia -hasta Tokio todos habían sido hombres- partirá desde la cuarta posición en la Medal Race (7:30, hora española), que puntúa doble y en la que iniciarán su asalto al podio a apenas cinco puntos del bronce. Con 78 en su haber, tienen con 73 a las alemanas Lutz y Beucke. Un poco más lejos andan las holandesas Bekkering y Duetz, plata provisional con 71 puntos, pero apenas a uno de las brasileñas Grael y Kunze (70).

«Será una Medal Race emocionante», admite Paula desde Enoshima en las horas previas. «Después de un primer día duro, porque pese a navegar bien, los resultados no llegaron. Tuvimos dos días buenos y nos metimos delante después y estamos contentas, aunque lo estaríamos más de llegar en otra situación. Pero es una buena oportunidad. Tenemos las medallas a pocos puntos y las vamos a luchar», advierte.

Y tiene claro que van a salir «a ganar, sin duda alguna». Y señala que la puja entre las plazas del podio «les llevará a una lucha más intensa y nosotras hemos de salir a ganar la Medal y que ellas hagan su prueba», decía.

De esta, su primera experiencia olímpica, destaca que «es una suerte haberla disfrutado cada día. Transmitir a la gente que nos sigue todo lo que hemos vivido es algo que me ha llegado», explica, a la par que agradece «todo el apoyo que me llega desde Mallorca, sin ellos, no sería lo mismo». Y no puede esconder, más que nervios, «las ganas de que llegue el examen final. Seguramente hubiéramos firmado llegar a esta situación, y más tras el primer día, y sólo tengo ganas de competir y allí ya veremos qué pasa. Pero vamos a darlo todo, porque vale la pena el esfuerzo», concluye Barceló.