Luka Doncic, jugador de Eslovenia. | Reuters

0

Será un duelo de reecuentros. Una cita en la que un nombre copará todas las miradas y está llamado a ser el jugador a vigilar por una España que persigue y se exige el pleno de victorias en la primera fase del torneo olímpico masculino de baloncesto frente a la Eslovenia de Luka Doncic (10:20, hora española). El jugador lanzado al estrellato por el Real Madrid y que ha revolucionado la NBA también lo ha hecho con estos Juegos y de que habrá que estar pendientes en la tercera parada de La Familia en el Saitama Super Arena.

Ofensivamente letal frente a Argentina y Japón, el trabajo defensivo planteado por Sergio Scariolo se orientará en buena medida a hacerle difícil la vida a la estrella balcánica, que se reencontrará con los baleares Rudy Fernández y Sergio Llull, pero en esta ocasión sus intereses diferirán bastante.

Porque el ganador del España-Eslovenia, el duelo de invictos del Grupo C, tendrá mucho camino hecho y se asegurará un cruce teóricamente más asequible dentro del nuevo formato de competición, que depara sorteo, aunque los primeros de grupo cuentan con la habitual ventaja en las eliminatorias de cuartos, el momento clave del torneo, el partido que abre o cierra las puertas de las medallas.

Semiaislamiento

Con Abalde, Garuba y Marc Gasol en régimen de semiaislamiento, pero con las buenas sensaciones dejadas por el grupo en la victoria ante Argentina, la senda hacia una nueva triple medalla balear pasa en buena medida por un partido que ha levantado una enorme expectación por lo que supone el cara a cara con Doncic y el duelo entre las campeonas de Europa y del mundo. Esa circunstancia derivada de un contacto con un positivo por COVID puede llevar a Scariolo a repartir más minutos entre el resto, por lo que Rudy, Llull y un Abrines afinado en defensa frente a Argentina podrían gozar de un papel más protagonista si cabe.

Pero no solo de Doncic vive Eslovenia. Dragic o Prepelic son otros de los puntales del talentoso conjunto balcánico, que ha mostrado una solvencia enorme en Tokio, aunque este domingo afrontará su primer gran test de entidad ante el otro invicto del grupo. Un grupo que sabe bien cómo se las gasta el jugador de los Mavericks.

Por otra parte, Francia y Australia cerraron la primera fase con pleno de victorias al superar a Irán (62-79) y Alemania (89-76) respectivamente por lo que estarán en el bombo de las líderes de grupo en el sorteo de cuartos, un grupo en el que prevé estar Estados Unidos como mejor segunda tras pasar por encima de la República Checa (119-84).

Franceses y australianos cumplieron con los pronósticos y el triunfo galo dejaba a Estados Unidos con el segundo puesto como máximo a lo que aspirar. El equipo norteamericano, sabedor de que el mejor segundo también estará en el bombo de los líderes, buscó un marcador holgado y terminó con una diferencia de 82.