Imagen de algunas participantes en la carrera femenina de ciclismo, disputada este domingo en Tokio. | Efe - MARTIN RICKETT

0

Lo intentó en varios momentos de la carrera, incluso ya entrados en el circuito y a la caza de la plata, pero el desenlace no fue el esperado por la ciclista mallorquina Mavi García, que estuvo en la lucha por las medallas hasta los últimos kilómetros, pero finalmente las ofensivas de la holandesa Annemiek van Vleuten y la italiana Elisa Longo Borghini le impidieron pelear por el podio y la gloria olímpica en el circuito de Fuji.

Mavi se tuvo que conformar con el puesto doce, quedándose a las puertas del diploma por el que apuró sus opciones con el grupo de las demás favoritas. En una carrera en la que la vigilancia entre las favoritas permitió una fuga larga de la que salió la nueva campeona olímpica, la austríaca Anna Kiesenhofer, que aprovechó al máximo la renta cosechada con el beneplácito de las grandes figuras para agotar las baterías y entrar en solitario en meta para llevarse el oro tras 137 agotadores kilómetros en los que el calor y la humedad pasaron factura al pelotón.

Por detrás, atrapadas el resto de perseguidoras y las últimas supervivientes de la escapada larga, la polaca Plichta y la israelí Shapira, a las que intentó dar caza la francesa Labous, se desató la guerra. Tarde y ya únicamente con dos de las tres medallas en litigio. El oro tenía dueña, Kiesenhofer, y en el tramo final, ya en el trazado del circuito de Fuji, una Van Vleuten que lo probó mucho antes en solitario lanzaba otro ataque al que no pudo responder más que Longo Borghini desde la distancia.

Mavi, atrapada en la coyuntura de una carrera en la que nadie tomó la iniciativa, se vio descolgada pese a que a la entrada del circuito demarró para llevarse consigo a Van Vleuten y Van der Breggen. Entró en el puesto 12, a 1:46 de la flamante campeona olímpica, la austríaca Kiesenhofer (3:52:45, a 35'5 km/h), seguida por Van Vleuten, plata (a 1:15) y Longo Borghini (bronce, a 1:29).

El ciclismo en ruta balear se estrenó en unos Juegos Olímpicos con protagonismo por parte de una Mavi García que siempre estuvo delante y mostró las garras en un momento crítico de la prueba, pero la campeona de España no tuvo fortuna para ver recompensado su esfuerzo y ahora focalizará sus miras en la contrarrreloj del miércoles, en la que completará su aventura olímpica en Tokio 2020.