El tenista se levanta y gesticula. | Koldo Alonso

3

El tenista mallorquín Rafael Nadal ha sufrido en la grada como un aficionado más del Real Madrid en la final de la Liga de Campeones que el equipo español disputa este sábado en París. El campeón mallorquín, que se encuentra estos días en la capital francesa disputando un nuevo Roland Garros, ha sido uno de los invitados de excepción al gran partido que pone el broche a la temporada del fútbol español.

En la grada de San Denís al tenista Rafael Nadal le hemos visto gesticular nervioso, y algo contrariado por alguna decisión arbitral, cuando el VAR ha tenido que dirimir un posible gol de los españoles, siendo partícipe del momento intenso que esta noche vive el madridismo, y que ha empezado con una demora causada por los altercados y las dificultades creadas alrededor de los accesos al estadio parisino.