Caos en las entradas del estadio de París. | KAI PFAFFENBACH

4

El inicio de la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Liverpool se ha retrasado media hora respecto al horario inicial. El motivo han sido una serie de incidentes acaecidos en el acceso de los aficionados ingleses al estadio de Saint Dennis, en París. El cierre de varias puertas de entrada por la que los seguidores británicos debían acceder al Stade de France ha provocado un tumulto humano en el entorno del recinto, quedándose miles de personas sin poder entrar a la hora de inicio del choque.

Según algunos medios, varios aficionados ingleses se habrían colado sin entrada en el recinto y han protagonizado altercados en los alrededores. Las escenas han sido grabadas y difundidas rápidamente por redes sociales, ante lo insólito de la situación.

Noticias relacionadas

Por ello, y por razones de seguridad, la UEFA ha comunicado que aplazaba primero quince minutos el pitido inicial del encuentro y después algo más de tiempo; el necesario para retomar la normalidad.

A pesar del incidente que ha alterado la seguridad en los minutos previos al choque que coronará al nuevo campeón de Europa un mallorquín ilustre como Rafael Nadal ha podido entrar con normalidad al estadio francés para acudir in situ al partido del Real Madrid. Recordemos que Nadal ya estuvo presente en el Santiago Bernabéu en las fases eliminatorias previas al gran día de la final.

En total, se calcula que han viajado a París entre 50.000 y 60.000 aficionados del Liverpool, la mayoría de ellos sin entrada, porque de las 20.000 que recibió el equipo inglés, este repartió para sus fans unas 16.000. La capacidad total del Stade de France es cercana a las 80.000 localidades y la última final de la Champions que albergó fue en 2006, cuando el Barcelona venció al Arsenal por 2-1. A raíz del escándalo de la final de la Euro, la seguridad de Wembley se ha mejorado, con varios cordones policiales y con la prohibición de beber alcohol en los aledaños del estadio.