0

El valencianismo ha vuelto a clamar contra la gestión de Peter Lim al frente del club y lo ha hecho con una singular protesta que ha tomado los aledaños de Mestalla al mismo tiempo que empezaba el partido ante el Celta con las gradas vacías. Los seguidores ches acumulan años de decepciones en los que la salida de sus principales jugadores ha llevado al equipo a alejarse de la pelea por las plazas que dan acceso a las competiciones europeas, su hábitat natural en las últimas décadas.

Juan Martín Queralt, dirigente de la plataforma 'De Torino a Mestalla', afirmó en los prolegómenos del encuentro Valencia-Celta que el de esta tarde, a pesar de no haber nada en juego a nivel deportivo, es «el más importante de la historia del club valenciano», que necesita la salida del máximo accionista del club, Peter Lim, para que la entidad pase a ser de los valencianistas. Para este sábado, se han concentrado manifestaciones contra la actual propiedad del club con la petición de que la afición no accede al estadio en señal de protesta y ha pedido que los políticos, CaixaBank, LaLiga y la sociedad valenciana den un paso adelante para «mantener la dignidad» y para que los valencianistas sean respetados.

Valencia FC vs Celta de Vigo

Destacó en una comparecencia en las inmediaciones de Mestalla ante los medios el que fuera miembro del consejo de administración del club en los años noventa y presidente posteriormente de su fundación que algunos políticos valencianos que habían apoyado a la cúpula del actual Valencia, "han pegado la vuelta y empezado a apoyar a la causa contra Peter Lim, después de un momento en el que han pasado «del blanco, al negro y después al verde». «Se han dado cuenta quienes son los de Singapur», indicó.

Pidió que se vacíe Mestalla, pero también respeto a los que quieran entrar. «Es el momento más difícil de la historia del club, tal y como me han reconocido futbolistas históricos como Daniel Mañó, Enrique Saura, Vicente Guillot o Pepe Balaguer. Todos tienen la misma idea ante este momento de dificultad máxima», prosiguió. Entre las soluciones a la situación actual se refirió a no dejar entrar a los propietarios del club al Palau de la Generalitat, la casa de todo los valencianos, tras cerrarle la puerta, los que merecen estar allí y que todas las instituciones contribuya a poner los medios para resolver esta situación