El campo de la Torre dels Enagistes.

El Comité de Competición de la FFIB ha actuado con dureza contra los siete jugadores del Unión Latina que, tal y como publicó Ultima Hora el pasado martes, profirieron graves insultos al colegiado el encuentro de Juveniles Segunda Regional entre el conjunto de Manacor y el Madre Alberta. Además de la ejemplar sanción, que suman unos 80 partidos de suspensión entre los siete jugadores expulsados por insultos y amenazas tras el duelo, el órgano federativo lanza una advertencia al club de Manacor.

«Este Comité entiende que el escrito de alegaciones de la Unión Latina no aporta prueba alguna que demuestre un error manifiesto del acta arbitral», subraya ante de apunta que «este Comité entiende que a parte de la sanción a los jugadores, la actitud consentida por la Junta Directiva de permitir acceso al vestuario de personas sin licencias y sin condiciones normales, a parte de la gravedad de los incidentes debe ser motivo para que en caso de reiteración acordar posible expulsión del equipo de la competición e inhabilitación de la Junta Directiva...».

Noticias relacionadas

Cabe recordar que el choque de la categoría Segunda Regional Juvenil entre el Unión Latina y el Madre Alberta disputado en la capital de Llevant se saldó con triunfo visitante (1-3). Según recoge el acta del colegiado, expulsó por doble amonestación a dos jugadores antes del final del tiempo reglamentario y la tensión estalló con el pitido final.

Concluido el choque, el colegiado identifica hasta siete jugadores locales «gritando, con los brazos en alto y en clara actitud agresiva y amenazadora, mostrando inequívocamente claras señales de tener intención de agredirme, no consiguiéndolo por abandonar yo con brío el terreno de juego». Estos siete integrantes del Unión Latina, que no presentó ni entrenador ni delegado, son expulsados tal como consta en el documento arbitral por graves insultos y amenazas.