Imagen de la reunión mantenida este jueves entre árbitros y dirigentes de la FFIB en Son Malferit. | FFIB

19

El fútbol balear parará por completo este fin de semana. Tras la convocatoria de parón por parte del colectivo arbitral en las competiciones de Tercera División y Regional Preferente, la Federación Balear de Fútbol ha decidido aplazar la jornada que debía disputarse entre este viernes y el domingo en todas sus categorías de fútbol y fútbol sala, en solidaridad y muestra de apoyo a los colegiados, que han denunciado la espiral ascendente de violencia verbal y física vivida en los campos de las islas durante las últimas semanas.

El presidente de la Federación Balear de Fútbol, Miquel Bestard, y el resto de su equipo directivo han respaldado esta medida contundente, que cuenta con el apoyo del Comité Balear y Nacional de Árbitros, además de con el respaldo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y de su presidente, Luis Rubiales, informado en todo momento de estos movimientos que han desembocado en un paro sin precedentes y que pretende concienciar a todos los estamentos de la necesidad de un cambio de actitud para erradicar la violencia de los terrenos de juego y las gradas.

Noticias relacionadas

«En esta iniciativa de apoyo y defensa a los árbitros, la FFIB ha decidido que se detengan todas las competiciones bajo el paraguas de esta federación, incluido el fútbol sala, más allá de las categorías de Tercera RFEF y Regional Preferente. Es decir, la FFIB decide aplazar la jornada de este fin de semana no solo en las categorías que han sido solicitadas por el colectivo arbitral, sino todas y cada una de las categorías sin excepción que sean dependientes y delegadas de esta federación», reza la nota emitida por la territorial balear.

Desde la entidad se reitera el compromiso y apoyo total al estamento arbitral, además de la condena a cualquier tipo de violencia en el deporte. De esta manera, y en solidaridad con los colegiados, se extiende el parón inicial previsto en Tercera y Regional Preferente al resto de competiciones, tanto de fútbol como de fútbol sala, de ámbito regional y base, siempre que sean tuteladas por parte de la FFIB, que ha anunciado a través de una circular esta decisión, tomada en la mañana del viernes en su sede de Son Malferit.