Imagen de la reunión que tiene lugar en la sede de la Federació de Fútbol de les Illes Balears.

La Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB) está siendo escenario este mediodía de una reunión importante para frenar la espiral de violencia verbal y física que se ha acentuado durante estas últimas semanas. Encabezada por el presidente del organismo futbolístico, Miquel Bestard, a la cumbre asiste también el presidente del Colegio de Árbitros de las Illes Balears, Tomeu Riera, así como miembros de la Comisión Antiviolencia y del propio Comité de Árbitros.

Noticias relacionadas

La Federació quiere atajar de inmediato estos focos de violencia que se han producido y para ello quiere que la normativa y sanciones que pueden imponerse a través de comités y de organismos autonómicos se hagan efectivas como medida disuasoria. La gran mayoría de problemas se han producido por incidentes que han surgido desde las gradas en algunos terrenos de juego, por lo que no es fácil para la Federació poder hacer frente a esta situación. Sin embargo, y ante la necesidad de pone coto a este tipo de actitudes, desde la Balear se pretende trabajar para volver a redireccionar la situación del fútbol hacia la normalidad y la convivencia.

Respecto a la posibilidad de que los árbitros paren, todo depende de las conclusiones que se extraigan de la reunión de este mediodía y si estas convencen al colectivo, la posibilidad de huelga se neutralizará. Sin embargo, por el momento los árbitros han decidido parar de forma mayoritaria y durante este jueves se debe concretar si se mantiene esta postura o por el contrario se desconvoca huelga en las categorías de Regional y Tercera División.