Imagen del encuentro disputado en sa Plana entre el Andratx y el Sevilla | M. À. Cañellas

14

El Andratx se despertó del sueño de la Copa, pero lo hizo forjando la leyenda de una noche inolvidable en la que acarició la gesta de tumbar al Sevilla y que, cuando pasen los años, permitirá al pueblo y a los seguidores de los ‘gallos’ contar con orgullo que estuvieron en sa Plana cuando un penalti al travesaño en la tanda dejó incompleta la mayor proeza de su historia. Un desenlace cruel para un partido memorable y conmovedor en el que los suyos llevaron a la prórroga a un rival que presume de traje de Primera y Champions.

El gol de Llabrés que neutralizó la ventaja inicial de los hispalenses habilitada por Rafa Mir en la segunda mitad y una excelente puesta en escena de los andritxols llevaron el partido a la ruleta de los penaltis. El lanzamiento de Gaspar al larguero cuando la tanda ya era a cara o cruz acabó con las ilusiones isleñas y alivió al Sevilla con su pase agónico. 

El Andratx miró a los ojos al segundo clasificado de Primera y le sostuvo la mirada los más de 120 minutos de encuentro como si no hubiera tres categorías de distancia entre ambos. Sólo un travesaño de Munir en el 90 pudo acabar antes con una aventura en la que los isleños tuvieron tantas o más opciones de clasificarse que un rival con seis títulos de Europa League en sus vitrinas. 

Ni Contreras ni Lopetegui se guardaron nada. Para el primero la situación de la enfermería limitaba su margen de maniobra, pero la alineación del segundo ponía de relieve lo en serio que encaraba la visita a sa Plana. Con más de 2.000 personas en las gradas y el 'yo soy andritxol, andritxol' poniendo la banda sonora, los locales parecieron decirle a su rival ‘en mi casa jugamos así’. El Sevilla sacó a relucir sus galones para hacerse con el gobierno del duelo, pero su control territorial y del balón no alteró el plan de partido del Andratx, encomendado a un ejercicio de solidaridad defensiva y al juego directo y las contras.

Tras un primer cabezazo alto de Rafa Mir en el minuto 8, al cuarto de hora los andritxols lanzaron sus primeros avisos en una serie de saques de esquina en los que rozaron el gol, sobre todo, en un remate de Palmer que no acertó a blocar Dmitrovic. El Sevilla, incómodo sobre el césped artificial y enredado en la telaraña tejida por Contreras y los suyos, no inquietó más allá del balón parado y la amenaza constante de Rafa Mir, mientras que los locales a punto estuvieron de dar la sorpresa antes del descanso, cuando José Bueno remató picado en posición franca un centro desde la izquierda de Pep Vidal.

Golpe y reacción

En la reanudación, amagó primero el Andratx en un cabezazo de Markuss, pero golpearon después los visitantes por mediación de Rafa Mir, que rebañó un balón en la frontal y fusiló a Sabater en el minuto 56. La grada tiró de su equipo, que reaccionó al revés sin desviarse de su plan. La recompensa le llegó diez minutos después por mediación de Llabrés con un golazo de falta. Había avisado con un lanzamiento al segundo palo en una situación casi idéntica y en su segundo intentó se sacó de la chistera un tiro ajustado a la madera del primero que sorprendió a Dmitrovic.

Un tiro de Vinicius y otro de falta de Llabrés obligando a intervenir a Dmitrovic dejaban constancia de la gran respuesta de los isleños, que no sólo atacaron con más peligro sino que redujeron a la mínima expresión la producción ofensiva de los sevillistas. Lopetegui se veía obligado a quemar todas sus naves para intentar invertir la dinámica de una contienda que su equipo sólo pudo alterar en el minuto 90, pero el disparo a bocajarro de Munir tras una jugada de Rafa Mir por la derecha lo repelió la madera para desembocar en la prórroga.

Noticias relacionadas

El cuadro hispalense tomó el mando del tiempo suplementario con posesiones tan largas como inofensivas al margen de un disparo de Luismi desde la media luna y el Andratx sintió que el reloj corría a su favor. El cambio de campos tampoco modificó el guión y los locales resistieron sin más apuros que la fatiga acumulada, porque el cuadro de Lopetegui no pudo o no supo acorralarlos. En la tanda de penaltis, la lotería fue para el Sevilla. Gaspar no pudo anotar el definitivo y el Sevilla cantó victoria (5-6).Fue una eliminatoria dura, cruel, pero que no eclipsa la enorme gesta de un equipo del que sentirse orgulloso.

Ficha técnica

Andratx: Vicenç Sabater, Damià, Pomar, Ávaro de Dios (El Hadji, m. 106), Carlos Sánchez (Carlos Lorente, m. 97), Pep Vidal, Bueno (Gaspar, m. 97), Bonet, Llabrés (Sidibe, m. 108), Vincius (Fernando, m. 89), Palmer (Markuss, m. 46).

Sevilla: Dmitrovic, Juanlu (Montiel, 91), Rekik, Gudelj, Augustinsson, Jordán (Delaney, m. 74), Rakitic (Papu Gómez, m. 74), Óliver Torres (Óscar, m. 80), Idrissi (Luismi, m. 74), Munir (Iván, m. 102) y Rafa Mir.

Goles: 0-1, Rafa Mir, m. 56; 1-1, Llabrés, m. 65.

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó al local Pau Pomar y a los visitantes Gudelj y Luismi.

Tanda de penaltis: 0-1, Mir (gol); 0-1, Lorente (falla); 0-2, Gudelj (gol); 1-2, Bonet (gol); 1-2, Óscar (falla); 2-2, Pomar (gol); 2-3, Romero (gol); 3-3, P.Vidal (gol); 3-4, Luismi (gol); 4-4, Fernando (gol); 4-5, Papu, (gol); 5-5, Damià (gol); 5-6, Delaney (gol); 5-6, Gaspar (falla).

Incidencias: Lleno en sa Plana (2.000 espectadores). Rakitic entregó una camiseta del Sevilla a Rubén Nova en los prolegómenos del choque.