Guillermo Cuadra Fernández y Tomeu Riera Morro en el momento en que el presidente del Comité Balear le entrega la escarapela FIFA de árbitro internacional. | Redacción Digital

1

El Comité de Árbitros de la Federació de Futbol de les Illes Balears ha reaccionado ante los graves incidentes vividos en el derbi palmesano de Tercera División entre el Collerense y el Rotlet Molinar y ha reclamado «contundencia» al Comité de Competición y los tribunales para ofrecer una respuesta que se ajuste a la gravedad de los hechos.

En un comunicado el colectivo arbitral encabezado por Tomeu Riera Morro ha querido mostrar su total respaldo a la terna de colegiados que tuvo que sufrir las amenazas y el intento de agresión con una navaja de un espectador. «Condenamos enérgicamente cualquier episodio violento de cualquier persona hacia cualquier persona, ya sea bien física o de palabra, en cualquier campo de fútbol», expresa una misiva en la que remarca que los árbitros está «más unido que nunca».

El Comité de Árbitros ha adelantado que articularán «los medios necesarios para ejercer la acusación particular» y ha apuntado que los graves sucesos del pasado 12 de octubre deben reforzar aún más la filosofía de «fomentar del fair play y la educación en valores». «Creemos que ha llegado el momento de implicarse todavía más, y con todos los medios a nuestro alcance, en aras a intentar erradicar la violencia en el entorno de nuestro fútbol», añade.

El colectivo, que hace un llamamiento a todas las partes implicadas en el deporte «para intentar que los violentos no ensucien un deporte como el que amamos», reclama, sobre todo, «contundencia». «Esperamos que los Comités de Competición y la Jurisdicción penal pertinente actúe, de forma ágil y eficaz, con toda la contundencia que merecen unos hechos que pusieron en riesgo la vida e integridad física de unos de nuestros jóvenes colegiados», explica el comunicado.

Además, la carta también manda ánimos a los colegiados afectados después del intento de agresión con una navaja y por el acoso al que fueron sometidos a la finalización del choque. «Queremos animarles a que sigan con la ilusión intacta pese a haber sido objeto de la extrema e injustificada violencia ejercida por un numeroso grupo de aficionados que les insultaron, amenazaron y humillaron y en especial por esa persona que esgrimió y les amenazó con un arma blanca», concluye.